Opinión | ¿Es necesaria la censura? - Papel De Tinta Negra

Novedades

10 ene 2021

Opinión | ¿Es necesaria la censura?

La censura siempre vuelve a la palestra cada cierto tiempo para demostrarnos que, si no estamos de acuerdo con algo, podemos bloquearlo y denunciarlo en redes sociales. La libertad de opinión llega a tener unos límites si lo que pensamos llega a incitar a la violencia contra un colectivo o grupo social. Prueba de ello es que las grandes empresas propietarias de las redes sociales han bloqueado al ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Alegan que, con sus tuits, incita a la violencia y al odio y lo culpan, indirectamente, del reciente asalto al Capitolio estadounidense. 

El problema moral llega cuando la duda de si la censura es necesaria para poder evolucionar o está bien que apaguemos las voces disidentes al pensamiento general. Si bien está claro que apoyar la violencia y el ataque a personas no es el camino, es posible que esas voces tengan que ser oídas y escuchadas para poder combatir sus palabras con palabras, no acallando lo que no queremos escuchar, por muy equivocados que estén. 

La censura ha apagado voces que necesitaban ser escuchadas solo porque no es lo que se tenía que escuchar en ese momento. Luego, con el tiempo, hemos podido comprobar que es un arma de doble filo. Puede ser útil pero es muy complicada hacer buen uso de ella ya que, con el paso del tiempo y de los acontecimientos, habría sido mejor poder escuchar y actuar en consecuencia a las ideas que se esparcen, más aun en tiempos tecnológicos en los que una idea plasmada en una publicación puede llegar a millones de personas. 

En mi opinión, yo estoy en contra de la censura. No podemos acallar las voces en contra de nuestro pensamiento y tenemos la obligación de escuchar todos los puntos de vista. La censura es darle voz e importancia a algo que no debería ser objeto de discusión hoy día. El ser humano debe ser capaz de rebatir y debatir con argumentos de peso en vez de silenciar aquello que no nos gusta. Estamos acostumbrados a apagar aquello que odiamos y, a veces, siempre es mejor poder escuchar y entender aquello que no nos gusta para poder combatirlo desde el respeto y la educación.

Páginas