La Bogeria del Cine | La muerte de un personaje - Papel De Tinta Negra

Novedades

13 de noviembre de 2019

La Bogeria del Cine | La muerte de un personaje


La muerte de un personaje de una película, serie o libro es siempre un acontecimiento. Si el responsable de la misma, sea actor, escritor o guionista no lo da todo de sí para que nos destroce, alegre o nos afecte en mayor o menor medida, llega a ser un fracaso. 

No todos los actores saben morir, de hecho algunos no saben ni mantenerse sin respirar y acabamos viéndolos respirar a pesar de estar recién disparados a la cabeza. Otros, como el que ilustra esta opinión, sobresale en estos momentos y es, quizás, por qué en tantos de sus papeles acaba muriendo.  El arte de irse es una cátedra que puede rompernos o hacernos gracia por lo mal interpretadas. Muertes icónicas para la cultura pop pueden ser la de Darth Vader en Star Wars o Jack en Titanic. Hay otras que no nos afectan en un primer momento pero luego vemos la decadencia que afecta a todos los demás integrantes de la película, libro o serie. 

Hace poco he vivido una de esas muertes en las que acabas llorando y pidiendo pañuelos a mansalva. No os diré qué personaje de qué serie es pues os haría spoiler pero, aún sabiendo que lo iba a hacer, acabé destrozado por su despedida. Su muerte al final del episodio me dejó absolutamente noqueado y decidí ver el siguiente para constatar que realmente se marchaba. Así era y, tras un episodio de homenaje, los minutos finales fueron sobrecogedores. La muerte es tratada como una obra de arte en la cultura mientras que en la sociedad la tenemos como el miedo más grande de nuestra existencia o un mero trámite por un bien mayor. 

Una vez nos despedimos tenemos dos opciones básicas: todos se olvidan del muerto y seguimos con la historia general, craso error ya que desprecian el trabajo del propio actor y su creación, o se convierte en la pieza que comienza a desmoronar el castillo de naipes que tan brillantemente estaba forjado hasta el momento. No siempre tiene que ser la desaparición de un protagonista para que esto pase ya que, en los mejores casos, es un secundario que no ha llegado a ser importante vivo y lo es cuando se va. 

La muerte de un personaje en un libro, serie o película nunca será superflua. Siempre nos dejará un mensaje, una historia, un recuerdo o simplemente nos dejará sin palabras. Toda muerte desencadena una trama o unos hechos que merecen la pena contar, sea por el culpable o culpables, sea por el legado que nos ha dejado, o nos dejará o bien por el hecho de recordarnos que la muerte puede llegarnos en el momento más inoportuno. Leer, ver o sentir una muerte es un canto a la vida en la sociedad en la que cada vez le tenemos más miedo, respeto lo que queramos creer antes de aceptar nuestra propia realidad.