La Bogeria del Cine | Joker - Papel De Tinta Negra

Novedades

12 de octubre de 2019

La Bogeria del Cine | Joker

Título: Joker

Director: Todd Philips

Año: 2019

País: USA

Duración: 121 minutos

Presupuesto: 55.000.000 $

Recaudación: 272,013,012 $ (en proceso)

Reparto: Joaquin Phoenix, Robert De Niro, Zazie Beetz, Frances Conroy, Brett Cullen, Bill Camp, Shea Whigham, Dante Pereira-Olson, Douglas Hodge, Jolie Chan, Bryan Callen, Brian Tyree Henry, Mary Kate Malat, Glenn Fleshler, Marc Maron, Josh Pais, Leigh Gill, Adrienne Lovette, Sharon Washington, Mandela Bellamy, David Iacono, Matthias Sebastiun Garry, Mick O'Rourke...

_SINOPSIS_

Arthur Fleck vive en Gotham con su madre, y su única motivación en la vida es hacer reír a la gente. Actúa haciendo de payaso en pequeños trabajos, pero tiene problemas mentales que hacen que la gente le vea como un bicho raro. Su gran sueño es actuar como cómico delante del público, pero una serie de trágicos acontecimientos le hará ir incrementando su ira contra una sociedad que le ignora.

_OPINIÓN PERSONAL_ 

He pensado mucho antes de hacer esta crítica. La vi el miércoles y no ha sido hasta hoy cuando me he puesto a escribir sobre ella. No me suele pasar a menudo y ya eso habla de lo que la cinta me ha hecho sentir. Joker nos habla sobre los inicios de uno de los mejores enemigos del mundo DC y del mundo del cómic en general. Mentiría si no dijera que es la mejor cinta del año. Joker es tan perturbadora como brillante y ese es una balanza casi imposible de conseguir.

Joaquin Phoenix está en el papel de su carrera, eso lo tenemos claro si vemos la película. Se come cada escena y nos eriza la piel con cada carcajada. Esa carcajada que acaba doliendo demasiadas veces y que nos hace sentir incómodos en muchos momentos más. No es una película que olvidas fácilmente. No es fácil de digerir. Aun así y con todo, se nos hace corta. Me hubiera pasado toda la tarde viendola una y otra vez, casi en bucle. La evolución que presenta Phoenix sobre los traumas y problemas que lo hacen evolucionar es brillante.

Todd Philips hace la mezcla perfecta y su forma de presentarnos al mundo a este nuevo ídolo es escalofriante pero no encontramos otra mejor forma de hacerlo. Fleck vive anclado en la vida que conoce y le cuesta asumir que puede existir otra, hasta que la encuentra entre carcajadas, por supuesto. Esa secuela que deja el dolor que se esconde en un trauma que te deja pegado a cada gesto del propio Phoenix, en estado de gracia en cada fotograma.

Hay varias escenas que se me han quedado grabadas y en ambas evoluciona sin remedio hacia un camino que ansía, que desea y que no teme a seguir. No os podría decir cuáles son porque sería contaros parte importante de la cinta, pero estoy seguro que si la has visto puede que coincidamos en ellos. A partir de esos momentos claves, el metraje va in crescendo hasta darnos un éxtasis que encaja en el devenir de todo. Todo acaba ahí y da inicio a un futuro prometedor.

Vemos Gotham desde otro punto de vista, un punto donde Batman no existe y nada puede hacer por parar la evolución del propio Arthur. El mejor antagonista que tendrá el hombre murciélago traen su rivalidad o leyenda antes de siquiera pensar que pudieran ser enemigos. Todo una oda al cine y a la potencia de un protagonista que engancha, perturba y emociona a partes iguales. Una obra maestra del cine contemporáneo que debe tener su lugar en el olimpo de las cintas y que, por supuesto, debe tener su recompensa en la temporada de premios si no quieren que cierta situación se haga realidad.

_VALORACIÓN_

10