Entrevista | Javier Sierra "La Literatura es ajena al tiempo" - Papel De Tinta Negra

Novedades

23 de agosto de 2019

Entrevista | Javier Sierra "La Literatura es ajena al tiempo"


Lo primero es agradecerte que aceptaras ceder tu tiempo para celebrar el décimo aniversario de la web. La última vez que hablamos estabas enfrascado en tu última novela, que acabó ganando el Premio Planeta.

¿Cómo fue la realización de El fuego invisible?

Fue un proceso largo; casi tres años de un trabajo intenso de localización de escenarios, construcción de personajes, escritura y reescritura en el que aprendí mucho sobre la naturaleza de la creatividad humana.

¿Te esperabas ganarlo?

Intuía que estaba trabajando sobre un texto importante. Quizá el más ambicioso de cuantos había escrito hasta la fecha. Por primera vez en mi trayectoria literaria había elegido uno de esos “enigmas invisibles” que siempre acaban sin solución. En vez de enfrentarme a los misterios del gótico, del misticismo, del Antiguo Egipto o bíblicos, quise encontrar respuesta a una pregunta de cariz filosófico: “¿De dónde vienen las ideas?”. Ese interrogante es precisamente el que arranca la novela.

¿Es más importante que tus otras novelas debido al premio?

Eso solo los lectores pueden decirlo. Los hay que así la consideran, aunque otros prefieren “La cena secreta” o “La dama azul”. ¡Y todos están en lo cierto!

¿Tienes más presión en tu próxima obra debido a ello?

No. El síndrome del “día después” de un gran éxito lo sufri ya en 2004, tras el éxito de “La cena secreta”. Editores y lectores de medio mundo esperaban mi siguiente obra y esa presión me hizo invertir siete años antes de tener lista “El ángel perdido”. Tras su publicación descubrí que un autor debe ignorar esas voces y sentarse ante su nueva novela como si fuera la primera.

Cambiando un poco el rumbo…  ¿Cómo ves la literatura actual? 

Esa pregunta me hace cierta gracia. La literatura, si me lo permites, es una substancia ajena al tiempo. No tiene fecha de caducidad y cuando una obra se convierte en un clásico poco nos importa en qué fecha se publicó por primera vez. No es, por tanto, algo que case con “actual”, que es un adjetivo necesariamente pasajero, mortal, frente a un sustantivo -literatura- que es inmortal.


¿Hay algún autor/a al que, según tu punto de vista, habría que seguirle la pista?

¿Autor contemporáneo? ¡Muchos! No descubro nada nuevo si subrayo novelistas contemporáneos españoles como Juan Eslava Galán, que creo está en su mejor momento como creador, con esa sabiduría que solo dan los años… de estudio.

Recientemente se está dando visibilidad a la literatura firmada por mujeres, ¿qué piensas sobre ello?

Antes te decía que, desde mi punto de vista, la literatura es ajena al tiempo. También lo es al sexo. Quizá es solo mi visión mitificada de esta actividad humana. Pero cuando una novela es grande, no importa si su autor se llama Doris Lessing o Umberto Eco. El éxito o el alcance de un libro a largo plazo no depende de cuotas o movimientos. Depende de lo que cuente y como lo cuente. Depende del talento.
¿Recomendarías alguna lectura?

¿De autoras? Muchas. Ahora mismo estoy enfrascado en Sakura, de Matilde Asensi, y me está fascinando como todo lo que escribe esta autora.

Las librerías de barrio, las de siempre, están desapareciendo por las nuevas formas de consumir literatura, ya sea de forma digital o en grandes comercios. 

¿Hay forma de remediarlo o piensas que pueden coexistir?


Creo que las librerías están abocadas a un severo proceso de transformación. Están llamadas a convertirse en focos de dinamización cultural, en activistas del libro. Ellas serán las que crearan lectores, las que acercarán a los creadores de los libros hasta sus destinatarios, y las que, a corto plazo, se verán abocadas a tomar la iniciativa cultural ante unas autoridades políticas y audiovisuales cada vez más despegadas de la cultura.

Ahora estamos en el boom audiovisual debido a las plataformas de streaming, ¿ves algunas de tus obras adaptadas a cine o serie?

No solo las veo, sino que ya trabajo en alguna adaptación. Pero es un proceso muy lento. Hasta la fecha, lo que más satisfacciones me ha dado no es exactamente una adaptación de uno de mis libros sino una especie de “autobiografía audiovisual” que he rodado para Movistar+ y que se llama “Otros Mundos”. Se trata de una serie de seis capítulos en la que cuento el por qué de mi pasión por el misterio, por lo desconocido, y que se estrenó en las Navidades de 2017. Ahora trabajo ya en su segunda temporada y me permite “escribir” con imágenes, de un modo muy parecido a cómo lo he hecho en ensayos como “La ruta prohibida”.

¿Has visto alguna últimamente que quieras recomendar?

Te sorprenderá mi respuesta: he acabado de ver todas las temporadas de Dowton Abbey, una serie rodada en el castillo de Highclare, que fuera de Lord Carnarvon, el mecenas de Howard Carter, el descubridor de la tumba de Tutankamón. Me ha fascinado su estética, sus actores y su planteamiento argumental. Y eso que no tiene nada que ver con los temas que a mí me suelen interesar.

Para terminar, y para los que aun siguen leyendo, ¿podemos conocer si tienes alguna idea de una nueva novela o si estás ya trabajando en ella?

¡No! Es un secreto.

¡Muchas gracias por responder! Ha sido un auténtico placer que te pueda entrevistar por segunda vez y espero que haya una tercera más adelante. ¡Ha sido un placer!