Opinión | No te rías, por favor - Papel De Tinta Negra

Novedades

28 de febrero de 2019

Opinión | No te rías, por favor

La evolución de la sociedad ha sido más importante de lo que somos capaces de ver. Si bien es cierto que en muchos aspectos seguimos yendo en un carruaje, en otros parece que hemos tomado la velocidad crucero y vamos perdiendo la perspectiva y las ganas de ver más allá. El humor es, a veces, un arma de doble filo con la que, si no la sabemos manejar, nos acabaremos cortando. 

Estamos acostumbrados a reírnos por cualquier cosa y de cualquiera. Siempre lo hacíamos en clase, de aquel que llevaba gafas, del peinado más diferente o de los problemas de dicción de nuestro mejor amigo. Si en aquella época hacerlo era sano para los demás, no lo era para el que recibía las bromas. Partimos de la base de que la infancia. Jamás nos enseñaron que eso estaba mal y muchos lo han seguido haciendo a medida que crecían. Otros, por suerte, aprendimos a base de palos o simplemente nos hicimos inteligentes y con perspectiva. 

Los que aprendimos a base de palos era porque alguna vez hemos sido objetos de esas mofas y burlas, así que si tienes a alguien con algún que otro problema, no te rías, por favor. Ayuda a que su vida sea mejor y mejora su vida y con eso mejorarás la tuya, créeme.  Aquellos que mejoraron con los años es gracias a la educación que recibieron y que se reformaron, por decirlo de alguna manera, con el tiempo. He tenido amigos así, que comenzaron siendo el malo de la clase y hoy día son grandes personas que supieron ver el problema y mejoraron, ayudaron a los demás a superarse y no a mofarse de los defectos que tenían. 

No te rías, por favor. Se consecuente con los actos que haces. Todos sabemos que de pequeños no hacemos caso de nuestros padres, creemos que el mundo es nuestro y que ellos no saben nada. Aunque siempre estás a tiempo de mejorar, tu vida y la de los demás. No te rías de aquel que sufre o intuyes que lo hace. Siéntate y aprende a escucharlos, comprende los problemas que tiene y ayuda a que su vida sea mejor. Llegará un día en el que sentirás que todo ha merecido la pena pues verás como aquella persona ha superado sus miedos, sus defectos y sus problemas y es feliz o, al menos, lo intenta. No te rías, por favor. Puedes salvar una vida si no lo haces y vas más allá.