About Me

header ads

Opinión | No es una lucha, es una enfermedad


Puede que esta opinión no guste. De hecho, creo que no será muy compartida entre los que la lean, pero necesitaba dejar claro mi punto de vista tras tantos años de verla de cerca. El cáncer es una lacra que aún no ha podido ser remediada por una cura eficaz y nos puede afectar cuando menos lo esperamos, hagamos la vida que hagamos y tengamos la edad que tengamos. Nos volvemos muy condescendientes con ella y evitamos tratar el tema delante de esa persona. La sociedad se ha abonado a la lástima general por ellos.

Nos hemos acostumbrado a denominar guerreros, o luchadores a los que sufren cáncer. Ello ha creado una especie de aura especial a cada uno de ellos que intentan superarla. La sociedad, empresas y personas famosas hablan de que deben luchar para poder superarla y demostrarles que "contigo no puede, así que lucha y verás como ganas la batalla". Cuando alguien pierde la vida, la amplia sociedad se avalanza a decir esa frase que odio. "No pudo ganar la batalla, ganó el cáncer. Adiós guerrera, guerrero". No, el que fallece por el cáncer no ha perdido ninguna guerra ni lucha, simplemente se ha ido a causa de ella, como pasa con cualquier otra incurable que, por desgracia, existen. 

Es una enfermedad muy común en estos tiempos y ha sido, y será, retratada en infinidad de ocasiones en series y películas. Esa lástima y ese machaque psicológico al que le someten instando a que para que luche y pueda ganar esta batalla llega a destrozar el ánimo de la persona enferma cuando sufre un revés a causa de ella. Las recaídas suelen ser frecuentes aunque acabes recuperándote y no por ello la guerra continúe ni la lucha vuelva a estar presente, es simplemente un paso más de algo que no conocemos y, por tanto, no sabemos afrontar. No podemos hacer recaer toda esa presión porque muchos no la soportan, muchos caen en el pozo antes de siquiera empezar el proceso a una futura curación. 

El cáncer no es una lucha, es una enfermedad. Muy dura, pero no es una batalla en la que el enfermo decida sobrevivir o irse a causa de ella. No es algo que esté en nuestras manos. Vencer o perder guerras debería ser destinado a otras cosas, como centros de rehabilitación ya que en ellas sí que interviene la fuerza de voluntad con la que empiezas tu recuperación. Es una lacra demasiado dura para que frivolicemos todo por seguir a una sociedad que se ha empeñado en marcar como algo que no son a enfermos que solo intentan salir adelante de algo tan duro que no conocemos. 

 No podemos culpar a quién se ha ido y santificar a quien se queda, es algo mucho más complejo para que nos quedemos en la superficie, pero no somos lo suficientemente inteligentes para entender una situación que nos supera y nos desborda sin remedio pero nunca es tarde para mejorar y hacer que su paso por esta enfermedad sea lo menos duro posible.