La Bogeria del Cine | Segundas partes casi nunca fueron buenas - Papel De Tinta Negra

Novedades

23 de noviembre de 2019

La Bogeria del Cine | Segundas partes casi nunca fueron buenas

Las segundas partes casi nunca fueron buenas. De hecho una buena prueba es Piratas del Caribe, la cual tras una gran primera parte, se fue hundiendo y hundiendo hasta acabar como la hemos podido ver en la cuarta y quinta entrega, totalmente innecesarias. El cine está de capa caída y lo podemos ver en la multitud de secuelas y remakes que nos hacen dudar de que la imaginación al otro lado del charco ha muerto o está a punto. 

Un claro ejemplo de que no siempre es bueno sacar secuelas de una buena película son las cintas de animación o dibujos animados. El Rey León, El libro de la Selva o incluso Pocahontas han sufrido este tipo de atroces ataques por tal de revivir nostalgias perdidas. Además de ser de una calidad lamentable, han destrozado ciertas cintas anteriores con historias enrevesadas partiendo de una buena idea. No hablemos ya de los reboots o remake, los cuales pretenden resurgir grandes cintas haciendo una propia versión o una precuela de algo que queda para la historia. ¿Nunca has escuchado hablar de Titanic 2? Seguro que has escuchado hablar hasta de las versiones de Alien vs Predator o las infames secuelas de Jurassic Park. 

Estos mismos intentos los hemos podido ver en la saga Cars de Pixar, que ha ido de mal a peor hasta que nadie tenga interés en ver nada sobre las mismas. En Kung Fu Panda no esperábamos nada de las nuevas entregas así que la decepción no fue tanta. Ni hablamos ya de Ice Age o Gru, que se repiten hasta la saciedad por tal de intentar recaudar a mansalva. Todo vale para hacer caja en los cines aunque, en los últimos años, esto ya no se cumple y pasan sin pena ni gloria por los cines mundiales. Eso sí, no todo ha sido caótico en el mundo de las secuelas.

Aún tenemos un rayo de esperanza con las historias que nos siguen llegando fuera de las franquicias confort que nos siguen demostrando que el cine todavía tiene una larga vida si lo cuidamos y no nos dejamos poseer por el verano y la maldición de los blockbusters palomiteros de usar y tirar.