Especial Antonio Orozco | Un reloj y una vela - Papel De Tinta Negra

Novedades

9 de marzo de 2019

Especial Antonio Orozco | Un reloj y una vela

El primer disco de Antonio Orozco no triunfó todo lo que hubiera esperado en su tiempo, quizás por no tener la exposición que tuvo con su siguiente trabajo, pero ahora toca de su álbum debut titulado Un reloj y una vela, que salía en 2001 y que ya sentaba varias veces de lo que sería su música. Voy antes con el tracklist.

Tracklist. 

1. Locura de amor
2. Tan lejos y tan cerca
3. Suspiros de pasión
4. El cielo estaba dorado
5. Tu compañía
6. El reloj y una vela
7. Mírame y tócame
8. El bosque encantado
9. Ayúdame a soñar
10. Disfruta del silencio
11. Un rinconcito en el mundo
12. Donde dicte el sol

_OPINIÓN PERSONAL_ 


Es el primer disco de Antonio Orozco de estudio y fue de los últimos que descubrí de su discografía. Lo conocí en 2.002 con un concierto en mi pueblo y desde ahí fui siguiendo su pista pensando que ese era su debut discográfico. Años más tarde caería en mis manos en una tienda de segunda mano y fue ahí donde descubrí sus primeras canciones grabadas, y qué canciones.

Lo escuché como suelo escuchar los discos de mis artistas favoritos, con la luz apagada, y la música  a medio altavoz y con los ojos cerrados. Acabé disfrutando de una maravilla de canciones, acordes y voz. Temas como Locura de amor, El cielo estaba dorado, Tu compañía o El reloj y una vela son de esos que nunca se olvidan y que acabas volviendo a escuchar cada cierto tiempo. Uno de sus mejores discos y quizás uno de los más olvidados debido a su dilatada discografía en poco tiempo.

Un trabajo muy potente y con el que apuntaba que el éxito no tardaría en llegar, como finalmente sucedió. He vuelto a escucharlo años después y muchos me han preguntado si eran temas nuevos del cantante barcelonés. Eso deja claro que este disco es de esas rarezas de las que te acabas enamorando pese a los años y que nunca pasa a viejo. Un estilo que marcaba una tendencia y que pudimos ver en sus posteriores discos aunque lo fuera dejando años a posterior.

En definitiva, Un reloj y una vela fue un punto de partida realmente fuerte, con personalidad y diferente para lo que se escuchaba en esa época y que, aún hoy, se puede disfrutar sin problema alguno. Ha envejecido realmente bien y se disfruta y se deleita. Si aún no lo has escuchado, podría sorprenderte en demasía si le das una oportunidad.

_VALORACIÓN_ 
4/5