La Bogeria del Cine: Handia - Papel De Tinta Negra

Novedades

20 de diciembre de 2018

La Bogeria del Cine: Handia

 Título: Handia

Directores: Jon Garaño y Aitor Arregi

Año: 2017

País: España

Duración: 114 minutos

Reparto: Joseba Usabiaga, Eneko Sagardoy, Ramón Agirre, Iñigo Aranburu, Aia Kruse, Iñigo Azpitarte


_SINOPSIS_

Tras haber luchado en la Primera Guerra Carlista, Martín vuelve a su caserío familiar en Guipúzcoa y allí descubre con sorpresa que su hermano menor, Joaquín, es mucho más alto de lo normal. Convencido de que todo el mundo querrá pagar por ver al hombre más grande sobre la Tierra, ambos hermanos se embarcan en un largo viaje por Europa en el que la ambición, el dinero y la fama cambiarán para siempre el destino de la familia.

_OPINIÓN PERSONAL_ 

Handia es una película de la que no esperaba demasiado. Recomendación de mi pareja para una tarde de verano en la que no tenía demasiado que hacer. Torpe de mi. Amante que soy del cine español, empecé con mucha curiosidad debido a las buenas críticas que encontré antes de verla. La cinta dura casi dos horas pero no nos aburrimos en ningún momento del metraje.

Podemos ver una historia campestre en un primer tercio de la cinta donde podemos ver el ansia de cada personaje por tomar el rumbo que su vida le grita. En este momento nos encontramos con Joaquín, un chico con la enfermedad del "gigantismo" como es conocido vulgarmente. En aquella época era sólo un gigante y la impresionabilidad de las sociedad hacen que sea no menos que una atracción para todos. Es entonces cuando empieza el viaje, y el martirio.

Martín y Joaquín emprenden un viaje para mostrar su altura al mundo, pero el mundo a veces juega malas pasadas. La relación entre ambos va degenerando a términos brutales, y ahí empieza el sufrimiento de todos. De los actores, que brillan por sí solos, en especial Eneko Sagardoy que nos regala un Joaquín sublime en todos sus aspectos, prueba de ello es el galardón del Goya a actor revelación. Del espectador que empatiza con ambos en términos tan diferentes que, al final, acaban convergiendo en un mismo camino, el de la vuelta a casa. 

Si hablamos de la ambientación, fotografía, guión y banda sonora, la mezcla es realmente perfecta y se convierte en una cinta que sorprende por cada minuto. Una cinta madura, dura, fuerte y que nos hace estar pegados a la pantalla donde la veamos. De vista obligatoria para que aprendan aquellos que reniegan del cine nacional que nos podemos encontrar con auténticas obras de arte en el lugar que menos esperas. Por suerte hice caso a mi pareja y disfruté de esta obra de arte. Obra de arte que volveré a ver en cuanto tenga tiempo. Sencillamente brillante.

_VALORACIÓN_

9,3