Mundo Series: The Walking Dead, temporada ocho - Papel De Tinta Negra

Novedades

9 de mayo de 2018

Mundo Series: The Walking Dead, temporada ocho

Título: The Walking Dead

Año: 2018

Duración: 45/50 minutos.

Número de capítulos: 16

Temporadas: 8

País: USA

Creadores: Frank Darabont

Reparto: Andrew Lincoln, Norman Reedus, Steven Yeun, Melissa McBride, Lauren Cohan, Chandler Riggs, Danai Gurira, Sarah Wayne Callies...

_SINOPSIS_

Tras un apocalipsis zombie, un grupo de supervivientes, dirigidos por el policía Rick Grimes, recorre los Estados Unidos para ponerse a salvo. Aunque el leit motiv de la serie -cuyo episodio piloto fue dirigido y escrito por Frank Darabont- sea el apocalipsis zombie, la narración se centra más en las relaciones entre los personajes, su evolución y comportamiento en las situaciones críticas. Entre ellos destaca el ayudante del sheriff de un pueblo de Georgia que entró en coma durante la catástrofe.

_OPINIÓN PERSONAL_

La temporada más caótica y sin sentido de todas las disponibles. Lo que prometía ser una guerra se ha quedado casi en escaramuza con ciertos momentos tan absurdos que acabas acabando la temporada más que nada por no dejarla a medias. Situaciones que no tienen sentido y que, aunque muchas se quedan a medias, cuando se resuelven te quedas peor que con la duda del destrozo que llegan a conseguir. Ya no importan los zombis en una serie de zombis, este es el momento de preguntarse en qué piensan los showrunners para realizar semejante espectáculo tan lamentable. Ninguno de los actores se salva de la debacle.

Entramos de lleno en la guerra y pensamos que no puede durar los 16 capítulos ya que tiene que haber algo más, algo después, tal como diría Rick. La cuestión es cuando esa guerra te acaba dando tan igual que si pones el primer capítulo, el undécimo y el final, sería hasta un alivio para el fracaso reinante. Personajes perdidos como Daryl, otros que parecen sacados de AHS mientras tanto los que tenían un futuro acaban muertos, muertos de la manera más irrisoria y menos creíble posible. Lo que pretendía ser una guerra acaba siendo una lacrimógena y soporífera temporada que no hay por donde cogerla.

The Walking Dead ha pasado de ser una serie realmente buena a una telenovela barata que ni interés tiene por muchas vueltas que le busquen al circo que han montado. La única forma que he decidido de seguir viéndola es que han confirmado que la nueva tanda de episodios harán de TWD una serie nueva, ya que si la tónica hubiera seguido por este camino, hubiera sido mi despedida de una serie que me enganchó bastante en sus inicios. Hemos perdido emoción, ganas, miedo y el poder de sentir con personajes que sufrían y que no se movían como patos mareados por el set sin saber apenas qué hacer.

Mucho debe cambiar esta serie para revitalizarse, tanto a la base fans como a las audiencias que, en esta octava temporada, han demostrado que los vaivenes y los destrozos al futuro dela misma ha hecho mella y que espero, sinceramente, que tengan un revulsivo que nos deje con ganas demás. Lo único medianamente salvable de todo esto es Negan, y eso es porque soy fan, no porque merezca reconocimiento alguno en estos 16 episodios donde muchas veces ni sabe qué contaba.

_NOTA_ 

2,4