La Bogeria del Cine: Rey Arturo: La leyenda de Excalibur - Papel De Tinta Negra

Novedades

22 de mayo de 2018

La Bogeria del Cine: Rey Arturo: La leyenda de Excalibur

Título: Rey Arturo: La leyenda de Excalibur

Director: Guy Ritchie

Año: 2017

País: USA

Duración: 120 minutos

Presupuesto: 175.000.000 $

Recaudación: 146.200.000 $

Reparto: Charlie Hunnam, Astrid Bergès-Frisbey, Jude Law, Djimon Hounsou, Eric Bana, Aidan Gillen, Freddie Fox, Craig McGinlay, Tom Wu, Kingsley Ben-Adir, Neil Maskell, Annabelle Wallis, Zac Barker, Oliver Barker, Geoff Bell, Poppy Delevingne, Jacqui Ainsley...

_SINOPSIS_

Arturo es un joven intrépido que dirige a su pandilla por los callejones de Londonium. Tras sacar la espada de Excalibur, se verá obligado a tomar algunas duras decisiones. Junto a una misteriosa mujer llamada Guinevere, deberá aprender a manejar la espada, vencer a sus demonios y unir al pueblo para derrotar al tirano Vortigern, quien robó su corona y asesinó a sus padres antes de convertirse en rey.

_OPINIÓN PERSONAL_ 

Una de las peores cintas que he visto en los últimos tiempos. Partimos de la base de que la forma de contar la historia es penosa, pasando por unas actuaciones que dejan muchísimo que desear y terminamos por un final tan desastroso como su paso por la taquilla. Guy Ritchie nos vuelve a demostrar que no está en su mejor momento y esta cinta es un claro ejemplo. Charlie Hunman parece estar más contento en la caravana que en el propio rodaje, donde no muestra prácticamente nada salvo la cara y los músculos, muy guapo por cierto.

Un guión con agujeros por todos lados en los que te planteas seriamente si realmente ha sido escrito con interés o si ha sido una noche de locura donde salió todo. El devenir de la cinta es tan desastroso que la única opción de ver la cinta es ver como la van destrozando con cada minuto que pasa. Y lo consiguen, vaya si lo consiguen. Dos horas de cinta que se nos hacen hasta larga viendo el cariz que toma una vez pasa la introducción que es, todo sea dicho, lo mejor de la cinta.

Lo único digno de no olvidar jamás es su brutal OST de la que hablaré en una crítica posterior ya que es lo único que se ha hecho con coherencia y con talento en esto que llamamos cinta. Aburrida en grado sumo y con personajes que no tienes interés en conocer de ninguna de las maneras y que, hasta el propio futuro Rey Arturo acaba cayendo en la desidia más absoluta. Los puntos de comicidad quedan tan mal colocados y ejecutados que te acabas riendo de la propia debacle que se les viene encima. No entiendo como todo ha quedado ensamblado para proyectarse y no quedarse en un cajón, oscuro, lejano.

Lo que en principio iba a ser una saga de hasta seis entregas, ha quedado, por suerte para todos, en una única entrega que no creo que tenga secuela debido a su paupérrima taquilla, crítica y actitud por parte de todos. El final, abierto como era de esperar, no nos deja con ganas de más y sí con ganas de menos. Con ganas de recuperar esas dos horas perdidas en el cine, o en casa. Eso sí, si te acaba gustando esta cinta palomitera en grado sumo es que, o estás muy aburrido o te va el cine de desastres.

_VALORACIÓN_

1,1