Entrevistas: Coia Valls "Soy muy exigente con lo que escribo" - Papel De Tinta Negra

Novedades

19 de mayo de 2018

Entrevistas: Coia Valls "Soy muy exigente con lo que escribo"


Hace poco fue Sant Jordi o el día internacional del Libro. Es de recibo saber que hoy muy pocos autores se ganan la vida únicamente con sus novelas, además de que en este país no es que tengan el mismo trato que otro tipo de profesiones, sino peor.

¿Crees normal que un futbolista sea un ejemplo más válido para la juventud que, por ejemplo, Javier Sierra?

Es cierto que nuestra sociedad sufre una crisis de valores, pero todos somos responsables de ello. Debemos, cada uno en su terreno, obrar de manera que pongamos en valor la cultura.

¿Crees que el mundo editorial está en declive? 

 No, sinceramente. Creo que ha cambiado el rumbo, que se ha globalizado, para bien y para mal…

¿Piensas que leer hoy día está planteado como una moda con la epidemia de blogs de reseñas que lo único que quieren son libros gratis?

Tampoco me decanto en negativo en este asunto. Creo que hay buenos lectores y medios responsables y, como en cualquier terreno, también hay mediocridad. ¡Yo me quedo con los primeros!

¿Piensas que la literatura no puede competir con otros ámbitos culturales viendo que los descuentos son irrisorios con respecto a los demás? 

 No creo que pagar 20€ por un buen libro sea abusivo. Hay muchas horas de trabajo detrás de un ejemplar y es un precio ridículo en relación a las horas de placer que te puede proporcionar.

¿Cómo ha sido la recepción de Si tú me escuchas?


 ¡Ha sido maravillosa! Siempre me habéis oído decir que tengo los mejores lectores del mundo y así es. Les ha sorprendido una novela corta, pero la han saboreado y recomendado. Han reconocido, claro está, el estilo y la intención y han leído entre líneas. También me ha permitido llegar a otro tipo de público que, por experiencias negativas o mala información, no se atreven con la novela histórica. Me han llegado comentarios muy emotivos e interesantes de personas de edad muy dispar. 

¿Quién es tu peor crítico? ¿Y el mejor?

El peor crítico soy yo misma. Soy muy exigente con lo que escribo. Le dedico mucho tiempo y esfuerzo para ofrecer lo mejor de lo que soy capaz. Pongo la mente y el corazón en juego en cada pieza, sin que la extensión tenga nada que ver. El mejor crítico es aquél que se acerca a mi obra con el respeto que merece un trabajo honesto. Es aquél que no se sitúa en un plano superior para juzgar, sino que sabe iluminar lo mejor de tu trabajo.

¿Tendremos pronto una nueva novela por parte de Coia Valls?

¡Si! He estado trabajando muy duro en esta obra que saldrá a librerías en noviembre. Estoy muy satisfecha con el resultado, todavía no la he dado por acabada. Reviso, retoco… Ha sido una experiencia preciosa. He practicado nuevas estructuras narrativas, he viajado de nuevo a una ciudad que adoro y todo ello ha llevado implícito el acercamiento a una realidad poco conocida que me ha enriquecido como persona. ¡No sé si se puede pedir más a la escritura de una novela!

¿Podrías contarnos algo si es así?

¡Me acerco peligrosamente a la actualidad! Siglo XIX, ciudad de la luz, un protagonista del que se sabe muy poco pero que su legado tiene un valor incalculable.

¿Veremos un cambio de género en tus obras tras la gran aceptación de tu última novela corta?

Soy escritora, curiosa, apasionada, exigente. Escribo ficción y lo hago mediante distintos registros: cuentos para niños, novelas para adolescentes, novela corta, guiones de teatro, novelas históricas… Me gusta sumar y en cada uno de mis proyectos aprendo y supone un reto distinto. ¡Seguiré en ello!

Vives en Catalunya y estás viviendo la situación actual que se vive en la misma, además eres activa en redes sociales y muestras tu opinión sin complejo alguno.

No tengo nada que esconder. Amo mi tierra, mi lengua, mi cultura y todas las otras. Ojalá pudiera hablar muchas más lenguas y tuviera oportunidad de conocer más tierras y adentrarme en sus costumbres, tradiciones… Soy respetuosa con todos y pido lo mismo que doy.

¿Qué puedes contarnos de cómo está la situación real allí que no siempre es la que nos cuentan a “los de fuera”?

La situación real es de dolor, sobre todo dolor. Podría añadir de impotencia y rabia, en algunas situaciones. Es muy fácil de entender, cualquiera puede hacerlo porque todos hemos vivido en carne propia estas sensaciones cuando ves que mancillan lo que amas, que desvirtúan lo que dices, que abusan del poder y no hay respeto por lo diferente ni voluntad de escuchar sin juzgar.

¿Dónde crees que reside la solución del problema o, al menos, el camino a seguir?

¡Leer “Si tu me escuchas” estaría bien! (rsisas). No soy nadie para dar soluciones, pero desde la empatía y la escucha plena, sin juicios previos ni prejuicios sería un punto de partida interesante.

Gracias por construir puentes que nos permiten llegar a los lectores, por un trabajo riguroso, por tu confianza en mi obra.