Opinión | Acoso selectivo - Papel De Tinta Negra

Novedades

7 de abril de 2018

Opinión | Acoso selectivo


El acosador selectivo es aquel que busca entre un grupo de personas al más débil y lo ataca de forma sistemática hasta hacerle sentir inferior o hacer mofa de cualquier cosa que haga con tal de minar su autoestima. Hoy día, con las redes sociales, todo se multiplica a niveles extremos. No entraré a valorar los tipos de acosadores pero sí hablaré de cómo, a través de un simple juego, puedes hacer bullying a un menor de edad y sentirte orgulloso. Ya tenemos claro que, al menos en este país, el tonto es el que gana la partida. 

Partimos de la base de que un juego comunitario es para que todos participemos y disfrutemos con lo que nos ofrecen aunque siempre aparezca aquel que quiere hacer que lo sigan cual líder de secta de película de serie B. En este caso encuentra al más débil a priori y comienza el ataque. Pequeños insultos, indirectas, ataques directos y sigue con la guerra hasta que la persona en cuestión explota, con razón. El problema es que cuando lo hacen se ríen de él por defenderse. ¿En qué quedamos? ¿Qué buscas aparte de satisfacción propia por querer ser el gallo del lugar? 

El problema real llega cuando pasamos de un gallo a todo un gallinero riéndole las gracias al soplagaitas de turno por tal de que no le hagan lo mismo a él. El ataque se vuelve ya una rutina que ya nadie sabe, y menos quiere, por tal de que la atención se centre en él. Todos participan, empatizan con el acosador y le echan la culpa al acosado. Tú también eres débil y participas de ello. Nadie hace nada por evitarlo hasta que aparece la voz de la conciencia que reclama un poco de educación y lógica y todos se unen más por la necesidad de quedar bien que por la intención real. 

Debemos poner freno a que el acoso sea algo natural, diario, algo que apoyamos por el simple hecho de no hacer nada por detenerlo. No podemos pasar de puntillas por algo que, por seguir la inercia del grupo y de no ser el nuevo objetivo. Actúa, no permitas que acosen, ni que te acosen. No es fácil, ni sencillo. Pide ayuda si es necesario pero no dejes nunca que nadie te haga sentir mal o te trate mal. Recuérdalo siempre.