Opinión: ¿Y si cambiamos el juego? - Papel De Tinta Negra

Novedades

11 de noviembre de 2016

Opinión: ¿Y si cambiamos el juego?


Estamos soñando cada día de nuestra vida y, de momento, aun es gratis, podemos soñar con un mundo mejor, con la paz mundial y con la calma en el sistema financiero mundial que nos ahoga con medidas insufribles para nuestro día a día, sobre todo viendo la facilidad para vivir de los que tienen un poder adquisitivo alto. Los problemas de la sociedad no son esos y no, no estoy loco. No podemos preocuparnos por ello cuando aún no cumplimos ciertas pautas que nos harían ser más felices. 

¿Pretendes meterte con el sistema político mundial si ignoras al mendigo de la esquina? ¿Eres capaz de valorar la llegada de los inmigrantes o de los refugiados sirios si no eres capaz de ayudar a quien no tiene para seguir adelante? ¿Y si cambiamos los papeles del juego? Nos gusta hablar, sobre todo en tertulias en las que nuestro ego crece dando órdenes a los grandes políticos, vamos a misa a rezar a un Dios de madera y, cuando salimos, miramos mal a quien nos pide una limosna para cenar. Este mundo se va a la mierda y no será por el dinero. 

Estamos perdiendo la capacidad de ayudar, de mirar a nuestro alrededor y preocuparnos por nuestro anciano vecino que está solo y que nadie visita. No pensamos que quizás una visita le alegre el día y le dé motivos para que siga levantándose. Luego lloraremos cuando aparezca muerto argumentando que era una gran persona. ¿Acaso te preocupabas por él y su vida? Quizás no, seguro que no. Es más fácil vivir en la ignominia que mirar. La respuesta es fácil. ¿Por qué mirar por alguien si nadie mira por mi? En cierto modo es lógico pero igual que tú ansías ayuda de algunas personas tú no ofreces tu ayuda a quien la necesita. 

No todo es el dinero, a veces es comprensión, a veces es una visita a destiempo, una tarde dando un paseo con nuestros abuelos o padres. A veces es vivir. Vivir sin pedir nada a cambio. Este mundo se hunde y, entre la miseria y la pobreza, el hundimiento de la naturaleza humana sigue bajando pisos en nuestra realidad diaria porque claro, ¿por qué ayudar al prójimo si puedo hacer que una imagen de madera tenga una vela de luz que la alumbre? Esa imagen curará nuestros males, nuestra depresión mientras tanto nos seguimos refugiando en nuestra burbuja hasta que, un día, explote y veamos que la realidad es más dura que la que ningún pintor jamás dibujó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Utiliza la tinta para marcar este texto...