Enfoque

Foto realizada por Jesús V.
Enfocando con la tensión del que sabe todo perdido, desenfocando la tristeza y mirando hacia atrás descubres que nunca estuviste donde quisiste. Si, bueno, el enfoque de cada día puede darte una razón para seguir caminando pero sabes dentro de ti que acabarías desenfocando el mundo para estar donde sueñas. Es tan simple como mirar donde queremos. El mundo es demasiado grande para verlo todo, queremos saber donde centrarnos y querer avanzar. Puede que te encuentres cerrada la puerta pero jamás tendrás la duda de qué pasó. 

Enfocando y desenfocando nos pasamos toda la vida, evitando y afrontando problemas que elegimos. Porque sí, me negarás que hay problemas que no te has buscado solo. Acabas una relación y piensas que ojalá no la hayas tenido, finalizas un trabajo y piensas que cierto momento podría haber mejorado o no estarías en paro. Solo tenemos que enfocar el lado positivo, el que nos hace resurgir de nuestras cenizas y mirar a nuestro nuevo problema con las ganas de ganarle la partida. Sólo tienes que terminar ganando la guerra, pues las batallas siempre las perderemos en nuestro día a día. ¿El problema? La falta de enfoque. 

Enfoca y desenfoca, desenfoca y enfoca la vida a nuestro antojo. Otro de los grandes placeres que, hasta hoy, es gratis y podemos decidir libremente. ¿Quieres un ejemplo? La foto que puedes ver arriba tiene un gran paisaje de fondo, maravilloso anochecer del paraíso. Aun así, el enfoque saca el poder del metal y la pared. Cuestión de enfoque, quizás querías ver el anochecer, ver como el sol se funde con el mar entre montañas y palmeras, pero yo no quise ver eso y desvié la cámara. Porque, al fin y al cabo, todo es cuestión de enfoque. 
Comparte en G+

Sobre Jesús V.

    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

0 Plumas:

Publicar un comentario

Utiliza la tinta para marcar este texto...