La Bogeria Del Cine: Un Monstruo Viene A Verme

Título: Un Monstruo Viene A Verme


Director: J. A. Bayona


Año: 2016


País: España


Minutos: 108


Reparto: Lewis MacDougall, Sigourney Weaver, Felicity Jones, Liam Neeson, Toby Kebbell, Geraldine Chaplin...


_SINOPSIS_

Tras la separación de sus padres, Connor, un chico de 12 años, tendrá que ocuparse de llevar las riendas de la casa, pues su madre  está enferma de cáncer. Así las cosas, el niño intentará superar sus miedos y fobias con la ayuda de un monstruo, pero sus fantasías tendrán que enfrentarse no sólo con la realidad, sino con su fría y calculadora abuela

_OPINIÓN PERSONAL_

Bayona se ha superado y consagrado, más aún, tras la lacrimógena pero sumamente predecible Lo Imposible. En Un Monstruo Viene a Verme sabes lo que va a pasar pero no te da tiempo a pensar en ello ya que la magia que crean a tres tiempos el niño, el monstruo y las historias paralelas hacen que te olvides del objetivo de la película hasta el propio final. A pesar de empezar un poco lenta y con demasiada cautela, en el tercer acto la cinta rompe y con ello a todos los presentes en las salas.

Connor nos cuenta su historia y su ilusión porque su madre supere la enfermedad que hoy día más lastra nuestra sociedad. Pese a los esfuerzos por intentar salvarla cada vez es más complicado y, con ello, más entramos en la mente y los pensamientos del protagonista, al que le acompaña un monstruo que nos da el contrapunto perfecto a una cinta dramática como esta. El monstruo, al que hay que recordar, nos va llevando por donde quiere, escondiéndonos su verdadero motivo.

Dos terceras partes en la que Bayona nos pone en una situación extrema y, como casi todas, tiene que explotar. En esta ocasión si tenemos que tener preparados los pañuelos para llorar. Lo que en Lo Imposible me parecía lágrima fácil aquí se vuelve diferente. El toque cotidiano, la magia que envuelve la historia y ese ambiente de que explotará hace que tu también caigas en él. Nos queda, al menos a mí, la tonta ilusión de un final "feliz" pero vas cayendo que a veces "la normalidad es no ser felices y comer perdices." La empatía con el chico y su historia es total, porque como bien dice al principio es una historia en la que es pequeño para ser un nombre y mayor para ser un niño.

Películas como esta debes verla y pensar que, aunque sea tremendamente en su trasfondo, al final, tienes que salvarte de todo lo que te rodea, aunque sea la peor de las pesadillas.

_TRÁILER_


_VALORACIÓN_

9
Comparte en G+

Sobre Jesús V.

    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

0 Plumas:

Publicar un comentario

Utiliza la tinta para marcar este texto...