Opinión: Sociedad De Cuento


No hablaré de esa sociedad que se esconde entre los argumentos de una tertulia de bar o conversaciones en las que el listo sale a dar lecciones pero luego se esconde.

Así es, este país está lleno de personas que, pese a estar en una dura crisis, acuden a los bares o simplemente de reunión a hablar y dar clases a un gobierno que lo está haciendo de forma bochornosa, pero esas personas en vez de levantarse contra un gobierno que le oprime los recursos y embarga su futuro a costa de corruptos que se pasean por el país sin que nadie haga nada mientras al pueblo lo condenan a pasar hambre,  a no vivir en la casa de toda su vida porque los ladrones de los banqueros hayan acabado con su futuro y su plan de vida. ¿Qué culpa tiene el pueblo de que los ladrones nos gobiernen? ¿Dónde quedó la libertad de expresión en la que el pueblo decidía y elegía su futuro? Es hora de salir a la calle y luchar por lo que merece un país las personas, dignidad y unos dirigentes que sean realmente del pueblo y no una panda de políticos que jamás ha pisado un barrio donde el fin de mes llegue a los diez días de cobrar el subsidio.

¿Dónde se ha visto que las fuerzas del orden se pongan a favor de quien roba al pueblo? Desde pequeño me han enseñado que la policía y las fuerzas de la seguridad están para defendernos de los malos, pero veo que el pueblo sale a reclamar su derecho a manifestarse para reclamar sus derechos y aparece las fuerzas de seguridad para proteger a los ladrones y dirigentes de pacotilla de este país y apalear al pueblo. Recuerda que estás para defendernos de los malos no para proteger que los malos sigan haciendo su ley aunque sea a costa de la sangre del pueblo.

Salgamos de los bares, de las tertulias y acudamos a luchar por lo que nos pertenece. No hablo de violencia, sino con la palabra y el poder que la inteligencia da al pueblo y que, visto lo visto, nuestros dirigentes no carecen. Consigamos que instituciones nos roben a mansalva, ya que si vivimos en una sociedad laica, ¿por qué debemos mantener a la Iglesia dándoles millones y rescatando curas con enfermedades y luego a la gente que se está muriendo de hambre no son capaces de hacer algo efectivo? ¿Por qué me tengo que conformar en dar millones a una institución que pasa del pueblo y nos conmina a rezar como si esa fuera la solución a la crisis mundial que vivimos? Tu que vives rodeado de oro y lujo, haz lo que hizo el fundador de una religión que has prostituido con oro y riquezas mientras los demás mueren de hambre.

Cambiemos el mundo, cambiemos nuestro futuro y decidamos lo que realmente queremos hacer. ¿Por qué un hombre tiene que imponer una ley aberrante a la mujer y dar clases de algo que tu jamás sentirás? ¿Por qué hemos de consentir lo que nos impongan porque cuatro con poder opinen así?  El pueblo está para ser consultado en lo que se refiere a su futuro, y sí, hablo de la consulta catalana. ¿Qué hay de malo en opinar? ¿Por qué se deniega el derecho del pueblo en elegir lo que quiere para su futuro? Yo realmente solo encuentro una respuesta a esa negativa. Y es miedo. Miedo a que Catalunya siente un precedente y el chiringuito se les derrumbe. Es mi opinión y aunque vengan muchos con eso de que los catalanes son españoles porque viven aquí o si no fuera del país o mil burradas más que he escuchado. ¿Quién eres tu para valorar el sentimiento de los demás? ¿Acaso apoyabas a la selección española cuando perdía en los mundiales tal como lo haces ahora?

Hay dos tipos de españoles, aquel que apoya a lo que sea mientras se hable y quede bien el país y el orgullo nacional, ese mismo orgullo que no existía cuando España perdía, cuando Nadal iba al colegio, ese mismo orgullo cuando no eramos nadie en el mundo. Ese mismo orgullo que ahora renace y presumes de ser español porque en el deporte seamos una potencia. Esa frase de, " Soy español... ¿A qué quieres que te gane?" No te preocupes que yo te respondo.

Soy español y quiero ganar a ser de los primeros en tener una tasa de paro que no tenga más de seis millones de parados, quiero ganar en no tener una sanidad que se privatiza porque al gobierno le interesa más el dinero que la salud de un país. Quiero ganar en tener un trabajo digno y que un hombre no sea un despojo humano por tener 45 años. Quiero ganar en que los ricos no evadan sus fortunas a paraísos fiscales y luego quieran dar clases de política y decencia. Quiero ganar en que un gobierno no apruebe leyes a escondidas mientras todo un país se para por un partido de la selección española o de Real Madrid o Barça y no lo hagamos por defender nuestros derechos, quiero ganar en tener un sueldo mínimo decente y no tener una parodia mientras los altos cargos de este país cobran miles y miles de euros por acudir a sentarse a un congreso o senado para seguir ahorcando al pueblo con sus recortes A eso quiero ganar al resto de Europa,

Yo quiero ser de ese segundo tipo de español que lucha por sus derechos y no habla en los bares y tertulias y luego cuando el pueblo y la juventud pide apoyo no se les llame perroflautas o mil tonterías más porque luchen por sus derechos.  Yo quiero ser de ese español que no se amedranta ante el poder y se baja los calzones ante el político, a aquel mismo político que criticas horas antes pero ves por la calle y acudes raudo a saludarle y ofrecerle tu mejor sonrisa.

No hay que tener orgullo español, hay que tener orgullo y luchar por aquello que merecemos, y no lo hagas por ti solamente, sino por tu familia, por aquellos que seguirán en esta sociedad de cuento que se hunde cada vez más mientras tu acudes al bar y no al político para reclamar lo que es tuyo.


Jesús V.
Comparte en G+

Sobre Jesús V.

    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

0 Plumas:

Publicar un comentario

Utiliza la tinta para marcar este texto...