Cierro Los Ojos


Cierro los ojos, los párpados caen como telones de acero en una noche estrellada. Quizás, y sólo quizás, nuestra locura terminó aquella noche en el que las teclas de piano dejaron de tocar, quizás naveguemos a la deriva amarrados para siempre de nuestros recuerdos. Siempre será nuestro peor lastre pues nuestra vida decae según nuestro pasado. A más pesado menos vida por soñar. Siempre acabo volviendo a ti, a tus caricias, a tus silencios. Siempre que cierro los ojos tu me invades con tu dulzura, fiel compañera. 

Amante de las noches oscuras, caricias ajadas por tus dulces miradas de compasión. Quizás camine solo el resto de mi vida, quizás seas tu mi única compañera. Quien sabe. La locura está para disfrutarla no para pensar en ella. ¿Viviremos, moriremos? Eso lo tenemos bastante claro. Cierro los ojos una noche más y caigo ante tus pies, ante tus confesiones y mimos cansados. Puede que allí nos encontremos, donde nada existe salvo mis peores temores, mis miedos más profundos, mis caricias más dolorosas. Una noche más cierro los ojos y juro por mis peores demonios que iré a tu lado pues es en estos momentos de soledad, cuando tu, siempre soportas mi dulce tormento.
Comparte en G+

Sobre Jesús V.

    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

0 Plumas:

Publicar un comentario

Utiliza la tinta para marcar este texto...