Una Historia Más... - Papel De Tinta Negra

Novedades

24 de marzo de 2016

Una Historia Más...


Escribo esto de noche, será porque es cuando encuentro paz, oscuridad y silencio. Es cuando me encuentro cómodo, es cuando realmente soy yo sin nada más, ni nada menos. Hoy venía a contaros una historia más con las que la vida obsequia al simple mortal. Podría inventarme varias con un tema concreto y que, a final os hiciera pensar el motivo de la historia y su moraleja. Pero desistí. No es necesario inventarse nada. Contar una historia cualquiera no es imaginar, es relatar algo que seguramente está pasando, así que espero que os guste...

Imaginad a alguien que durante muchos años ha llevado por bandera la timidez y un escudo con el que se alejaba de las personas. Sigue imaginando como esa persona, pese a todo, tenía amigos con los que salía a disfrutar, a reír, a vivir. Pero como todos sabemos el tiempo es implacable y si no lo cuidas, te destroza. Y eso pasó. El tiempo sencillamente lo destrozó. Alejó momentos que seguramente recordaría. Cuando todo pasó, volvió a su esencia pero duró poco. Una vez más salió a relucir esa timidez y ese ridículo escudo. Todo con el tiempo desapareció y hoy día, aunque sabe que esos amigos están ahí si los necesitan, se van alejando más por desidia de lo vivido que lo que espera por vivir.

Cada tiempo tiene su tiempo. Nunca olvides separar y disfrutar. Los amigos están ahí, pero solo hasta cierto tiempo, no los dejes escapar pues ellos algún día se cansarán. Hoy, desde mi humilde tribuna mi perdón va para ellos. Para los que descuidé, a los que se fueron hastiados, para los que fueron rechazados sin aparente motivo alguno, para todos aquellos que se ofendieron. Créeme, el miedo es uno de los peores temores del ser humano, y si la unes a la timidez puede dejarte tal como hoy.

Un presente donde poco hay que contar, pues aquellos que, pese a todo, están ahí si los necesito pero sabed que os necesito más de lo que represento, aunque jamás lo volveré a repetir. Échale la culpa a mi ego, a mi orgullo pues, como dicen, nunca es tarde para ser sincero, y aun a riesgo de serlo más de lo que necesito o desearía, aquí se quedarán estas letras. Para el que las quiera leer.

Jamás repetiré esto de nuevo. Y que me lleven los demonios si me vuelvo a llevar por la sinceridad plena...

1 comentario:

  1. hola. me maravillaste! genial blog y magnifica reseña. nos quedamos cerca. felicitaciones.

    ResponderEliminar

Utiliza la tinta para marcar este texto...