Nunca Lo Olvides


El amor y el silencio por un recuerdo evocado en miles de madrugadas, el deshecho de un pasado anclado en miles de instantes, en decenas de miradas, en un simple momento. Una tarde encerrado con la única compañía de la tinta y el papel, de la soledad y el silencio, de una tarde donde, sin más, todo cambia para una vida. Instantes que te hacen recordar como eres, como es tu personalidad. Sonríes, nostálgico ante aquello que antes era tu seña y hoy es un simple difuminado recuerdo.

Lágrimas y sangre, esa sangre que calienta tu cuerpo y tu futuro, no hace falta derramar una gota más, no hace falta cambiar tu forma de ser para volver a algo que no eres. Nada más que soñar, nada más simple que evocar algo que fuiste y que, por ti, por los que te rodean y te aman, tienes que ser. La alegría por bandera era tu santo y seña, alguien que sonreía al mundo y no se escondía como hace hoy. Una copa del momento una copa de ese fuego que llevamos dentro y que nos hace recordar lo que eres y lo que te identifica. No permitas que nadie te cambie o te haga ser como no eres.

Recuerda, siempre recuerda algo que te de el nexo a un pasado, a un recoveco de tu vida, que haga ese ajado camino hacia lo que eres y te define. Por suerte fue a tiempo. Por suerte hubo algo que rememoró todo. Sacaré la fuerza, la potencia y mi personalidad. Por tiempo estuvo escondida, prefería esconderse a mostrarse como tal. Un craso error pero erradicado por fin.

Nunca pierdas tu vida, tu personalidad, tu seña de identidad. Tú, más que nadie, te lo agradecerás con el tiempo. Busca algo que jamás te haga cambiar, encuentra tu esencia. Nadie más lo hará.


Comparte en G+

Sobre Jesús V.

    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

0 Plumas:

Publicar un comentario

Utiliza la tinta para marcar este texto...