Entrevista A Coia Valls, Prolífica Escritora Catalana.


Formas de contacto: @CoiaValls
Reseñas En Papel De Tinta Negra:
                  La Cocinera
                  Amor Prohíbido
                  La Princesa De Jade

Lo primero gracias por aceptar la entrevista. Espero te sientas cómoda y disfrutes. Para los pocos que no conozcan a Coia, es de las escritoras catalanas más importantes teniendo en su haber novelas como Las Torres Del Cielo, La Cocinera y su último éxito, Amor Prohibido. Acaban de reeditar La Princesa De Jade, su primera novela. También es una de las culpables de que siga aprendiendo catalán gracias a sus obras.

 Pero todo tiene un principio...

 ¿Cómo te definirías?

Vital, curiosa, perseverante y buena observadora. En ocasiones, también, intrépida; por lo que me encantan los retos y dejar que me sorprendan. Amo el silencio y la buena conversación. Admiro la humildad y la inteligencia. Me declaro aprendiz a perpetuidad.

¿Cuándo sentiste por primera vez la inquietud por las letras?

En el momento en que pude entender que las historias tenían el poder de mitigar el dolor y hacernos más felices. De pequeña le leía a mi abuela que estaba muy enferma, escuchándome parecía encontrar una paz que a mí me parecía milagrosa. Fue entonces cuando decidí que, algún día, sería yo quién las escribiera.

¿Apoyó tu familia esa decisión?

Mi padre me inició en la literatura, tenía una buena biblioteca. Mi familia siempre me ha animado a seguir trabajando duro y a poner pasión en todo lo que hago.

¿Qué hubieras sido si las letras no hubieran reconocido tu talento?

Hubiera seguido escribiendo. Haciéndolo a veces se sufre, pero si no lo hago… ¡sufro más! Es posible, no obstante, que hubiera hecho una inmersión más profunda en el mundo del teatro, mi otra pasión.

¿Quién fue tu ídolo de pequeña? Y en caso de que tuvieras, ¿sigue siendo el mismo?

Cómo cualquier niña mis ídolos han ido sucediéndose en el tiempo. Recuerdo con cariño a Pipi Calzaslargas. Admiraba su espíritu de contradicción, su imaginación y rebeldía ante todo convencionalismo. Muy probablemente las personas que hoy admiro poseen una fuerza parecida.

¿Fueron duros los inicios?

No puedo decir que los inicios fueran duros porqué nunca tuve la sensación de situarme en el punto de partida. Escribir también forma parte de mi manera de entender la vida. Cada nuevo libro encierra sus propios dilemas y requiere un gran esfuerzo, se lo debo a mis lectores y lectoras, a su fidelidad y confianza en mi obra.

¿Te esperabas tu actual éxito?

Supongo que, en este caso, tener éxito tiene que ver con la confianza de una gran editorial y de un buen grupo de personas que facilitan, con rigor, que tu trabajo salga a la luz. Soy consciente que, en ocasiones, la suerte también juega su baza. La verdad es que no me lo planteé, pero me siento profundamente agradecida, sé que soy afortunada. De todas formas el trayecto es lo más importante, el camino a recorrer te brinda muchas oportunidades para ser feliz. He conocido a gente maravillosa, he escuchado emocionada como personas desconocidas me hablaban de lo que ha representado para ellos leer, vivir en mis novelas. Acerca de este término me gustaría citar a Wooden cuando dice que "El éxito es la paz mental, es la autosatisfacción de saber que haces lo máximo para llegar a ser lo mejor que eres capaz de ser." Quiero caminar en este sentido.

¿Repetirías alguna experiencia?

Todas las experiencias vividas me han llevado a lo que soy, no renunciaría a ninguna de ellas. Aprendo de los sinsabores y miro hacia adelante.

Pero no todo es la escritura en tu vida...

La verdad es que cuando estás sumergida en la escritura de una novela la mayoría de las cosas giran a su alrededor. Haces conexiones impensables, cualquier suceso o información te lleva a un personaje o a un escenario. Es muy difícil separar la escritura de la vida porqué tengo el convencimiento que escribir me ayuda a vivir más plenamente, a ser consciente de que vivo. En realidad no se puede escribir, o al menos no se puede escribir algo que valga la pena, sin pararte a mirar, escuchar y pensar, sin hacer el camino hacia el otro e intentar ponerte sus zapatos. Sin pasión y una gran dosis de amor y humildad para seguir aprendiendo. La vida, como la escritura, está incompleta.

¿Cómo es un día normal para ti?

Sigo trabajando con niños sordos. Durante cinco horas, ellos, sus padres y profesores, son mi prioridad. Por la tarde suelo hacer presentaciones, asisto a clubs de lectura, me pierdo por bibliotecas o archivos… Pero dedicar de tres a cuatro horas diarias a la escritura forma parte de mi entrenamiento. Escribir no es solo escribir en el sentido literal de la palabra, también es leer lo que has escrito, corregir, trabajar en la estructura de la novela, crear personajes… Alguna noche a la semana la dedico a ver buen cine; es una de las principales fuentes de las que bebo y me alimento. Siempre que puedo ando metida en alguna obra de teatro, me divierte. Cada día dedico tiempo a responder correos y mantenerme cerca de mis lectores a través de las redes sociales. Acercarte a los lectores y lectoras es una buena forma de tomar el pulso a tu propia escritura. Duermo poco. Menos el domingo que me gusta desperezarme y quedarme en la cama un buen rato. Un buen libro me ayuda a conciliar un sueño más feliz.

¿Con qué sueles relajarte?

Sin duda, ¡una buena excursión! Me encanta andar. Andar por la montaña, en ocasiones por la playa. Andar me relaja y me armoniza.

¿Buena música o literatura?

Hay un momento para todo, pero si tengo que elegir: buena literatura.

¿Alguna manía que se pueda confesar?

No tengo muchas, la verdad. No me gusta tomar el café frío, ni que entre plato y plato pase una eternidad. Necesito la mesa despejada para trabajar y no puedo hacerlo si no es en silencio.

¿Algo que tengas que hacer obligatoriamente cada día?

Bajar a pasear a mi perro.

¿Que te parece Papel De Tinta Negra?

Una gran Web literaria con un enorme abanico de posibilidades que te permite adentrarte en el conocimiento de autores y su obra, también en cine… Y, además, recoge reflexiones y textos. Me parece un trabajo ingente que solo el gran amor por la literatura es capaz de llevar a cabo.

¿Qué consejo me darías con mi primera novela?

Eso de dar consejos… No sé si me atrevo. Pero, si he de mojarme, te diría que armes una buena estructura capaz de sostener la historia que quieres escribir. Que pongas en juego los cinco sentidos y la vivas tú, antes que nadie. Después muéstrala, no la expliques y no olvides que para ello solamente tienes la palabra, el lenguaje.
Portada de El Mercader, su segunda novela

Pero vamos a hablar de las novelas importantes, de las tuyas...

¿Cómo fue publicar tu primera novela?

Fue una sorpresa maravillosa, ya que me vino dada cuando me otorgaron el premio Néstor Luján de novela histórica.

¿Te esperabas la aceptación?

Deseaba invitar a los lectores y lectoras a llevar a cabo un viaje largo y duro, pero apasionante. Y ellos confiaron en mí.

La Cocinera fue todo un éxito de crítica y ventas...

Sí, tuvo muy buena acogida. Yo siempre digo que es un libro escrito desde los sentidos y cocinado con amor. Quizás esta sea una de las claves de su éxito.

¿Te dio vértigo embarcarte en el proyecto?

Siempre siento una enorme responsabilidad al iniciar una nueva aventura, pero no siento vértigo. El miedo paraliza y necesito sentirme libre y dejarme llevar. Confío en que si una historia es capaz de interesarme lo suficiente para invertir tanto tiempo y esfuerzo para escribirla, también despertará el interés de los lectores. Me concentro en hacerlo des de la honestidad, el rigor y la emoción.

Soy admirador de esa novela porque aúna dos de mis grandes pasiones, la cocina y Barcelona... 

¿Cómo se te ocurrió la idea?

El punto de partida fue un libro que escribí a cuatro manos con Xulio Ricardo Trigo “Fogons de Tàrraco” Me divertí y aprendí mucho, me gustó el trabajo de investigación y decidí que quería seguir en ello. Tenía muchas preguntas pendientes a las que dar respuesta. Tuve la suerte de contar con grandes profesionales, como Carme Ruscalleda, que me apoyó desinteresadamente, leyó mi manuscrito y quedó conmovida. Supe que tenía que contar esa historia y tenía muchas curiosidades y intrahistorias para enriquecer la trama. La protagonista tenía garra y la época histórica daba mucho de sí. Quería hablar del arte de la cocina y otorgarle toda la dimensión que en realidad tiene. La mezcla de sabores y sensaciones debía impregnar toda la obra en el sentido más amplio.

Ahora con Amor Prohibido vuelves a triunfar... Háblanos de ella.

Portada de Amor Prohíbido
Amor prohibido es la puesta en escena de una relación proscrita, condenada por Dios y los hombres, durante el primer tercio del siglo XV. Precisamente por ello, me permite profundizar en temas relacionados con la soledad, el deseo, el dolor de la separación del ser amado, la locura… También pretende ser un homenaje a todas aquellas mujeres que querían dedicarse a la medicina, como la judía Floreta Sanoga o Margarita Tornerons, cirujana de Vic. De su lucha y obstinación por conseguir su objetivo. Sin olvidar el amor a los libros, el deseo de investigar, el amor por la poesía que profesa Marc Roselló, el protagonista. El terremoto que en 1428 se cobró más de 2000 vidas es el epicentro de la novela y, también, un punto clave en el recorrido de los personajes.

El temor de Dios, en una sociedad empobrecida y anteriormente castigada con hambrunas y la peste, le da a la historia una atmósfera que tiene su contrapunto en la historia de amor de los protagonistas.

Y para terminar, vamos a conocerte algo más...

¿Es la locura necesaria?

Si hablamos de la locura engendrada a partir del sufrimiento y la cólera siempre es una fuerza destructiva. Pero hay otro tipo de locura, aquella que emerge cuando nos dejamos ir y no dejamos que la vida nos sorprenda. Cuando bajamos las barreras que nos contienen y nos atrevemos a indagar en lo desconocido, a experimentar, como hacen los niños. Todo artista, todo genio alberga una dosis de locura imprescindible para crear.

¿Es la literatura un camino a los sueños imposibles?

Yo diría, más bien, que es una fuga temporal que nos permite vivir otras vidas, transitar otros tiempos, sumergirnos en realidades a las que de otra forma no tendríamos acceso.

¿Crees en el amor prohibido?

Creo en el AMOR, en todas sus manifestaciones. El amor es uno de los motores más potentes y siempre lo encontramos de telón de fondo en las historias que nos gustan y emocionan. Tal y como decía Deia Guy de Maupassant: “Únicamente hay una cosa buena en la vida, y es el amor.”

¿Crees que aprenderé catalán algún día? (risas)

No tengo la menor duda ;-) ¡Me encanta contribuir a ello! Gracias por tu trabajo y por dejarme formar parte de tu proyecto.

Y hasta aquí la entrevista, espero te sintieras cómoda y disfrutaras. Espero que pronto podamos hacer una segunda parte para conocerte aún más.

Mil gracias y un placer.

Comparte en G+

Sobre Jesús V.

    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

0 Plumas:

Publicar un comentario

Utiliza la tinta para marcar este texto...