Sentencia De Vida

El Triunfo De La Muerte, de Brueghel
La sociedad tiene como destino tenerle miedo a la muerte, básicamente por la influencia religiosa que la Iglesia ejerce en nosotros desde pequeños. La sociedad, a grandes rasgos, no está preparada para hablar de la muerte de forma abierta. Aún hoy día sigue siendo un tema tabú en muchos ambientes, y eso solo demuestra la falta de ampliar horizontes y romper barreras clásicas impuestas por la religión y nuestra historia más reciente.

¿Por qué miedo a la muerte?

La muerte es el final de todo, es el paso a una nueva vida, es el cambio de la vida mortal y donde todo se acaba para aquellos que vivimos en esta tierra y tuvimos la suerte de obtener un pasaje para este paraíso de vida que poco a poco se pudre conforme vamos creciendo. Nuestra propia familia nos inculca que tenemos tenerle miedo a ella cada vez que salimos de casa o nos vamos de viaje o vamos a tomar algo con nuestros amigos. Los mismos informativos nos amargan cada almuerzo y cena con noticias sobre las muertes que ocurren en todo el mundo, sin tener el más mínimo de sensibilidad para ciertas personas que, con razón, no quieren ver cadáveres mientras se alimentan. La sociedad teme a la muerte, pero ¿por qué?

El miedo viene de antaño, y es que cada sociedad tiene el mismo tabú o el mismo destino, la muerte. Es algo que no podemos evitar, es la única condición que aceptamos cuando firmamos el contrato de vivir. Es donde todos nos volvemos humildes, desnudos, temerosos ante lo que es desconocido. El miedo a lo nuevo, o simplemente a que no exista más es lo que nos martiriza de por vida. Todas las condiciones y clases sociales desaparecen cuando nos acecha la mujer de negro con su afilada guadaña, miedo es el resumen a alguien a quien no debemos temer sino respetar.

¿Respetar a la muerte?

Debemos respetarla pues aquello de lo único que estamos seguros en esta vida de papel y humo. Hagas lo que hagas, consigas lo que consigas, seas como seas, la muerte te va a llegar y no podrás escapar de ella nunca, despistarla, pedirle una prolongación podrás, y si tienes la suerte de tenerla, verás la vida y el prisma del mundo con otra forma de vista. Es algo que casi nadie tiene la oportunidad de vivir y que muchos nunca se dan cuenta, no se dan cuenta que la vida se nos escapa entre los martillazos del tiempo, un tiempo que juega con nosotros a su antojo, tiempo por muerte, muerte por tiempo.

No temas a la muerte, solo respeta aquello que tienes la certeza que te llegará con silencio, con dulzura, con pasión. La muerte no teme a nadie ni respeta lo que hayas conseguido. Viene a sesgar todo aquello que amas, sea tu vida o la de tus seres queridos. No temas a la muerte, respétala, admírala, y aprende a vivir la vida como lo que es, un regalo, es vida, es pasión, es amor, es locura, es vida. Vive la vida porque sabes que la muerte llegará, y la única que sabe la fecha en la que todo acabará todo es ella y no tu, y creo que es un motivo suficientemente importante para disfrutar de lo que tienes a tu alrededor.
Comparte en G+

Sobre Jesús V.

    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

0 Plumas:

Publicar un comentario

Utiliza la tinta para marcar este texto...