La Bogeria Del Cine, Carmina Y Amén


Título: Carmina Y Amén.

Dirección: Paco León

Año: 2014.

 País: España

Duración: 98 minutos

Género: Comedia, Drama

Estudios: Canal + España, A contracorriente Films

Presupuesto: 650.000 €

Recaudación: 1.046.927 €

Reparto: Carmina Barrios María León Paco Casaus Yolanda Ramos.




Carmina, tras la súbita muerte de su marido, convence a su hija María de no dar parte de la defunción hasta pasados dos días y así poder cobrar la paga doble que él tenía pendiente. Durante esos dos días esconden el cadáver y disimulan su duelo en la cotidianidad de un bloque de pisos de un barrio humilde de Sevilla.


Humor negro puro y duro. Es el mejor resumen que he podido encontrar para definir la secuela de Carmina o Revienta, la ópera prima de Paco León y aclamada por la actuación de su madre, Carmina Barrios. En esta segunda entrega, Carmina sigue siendo la reina de la película, y contra todo pronóstico, no tiene como resultado una película repetitiva ni falta de frescura, sino que se reinventa con una historia que, sinceramente, no me esperaba cuando empecé a verla, porque sí, no soy de ver el trailer antes de ver la película, eso me coarta en esperar más o menos de una película y resultó efectivo a la hora de ver Carmina y Amén.

Carmina empieza el día de la peor forma que esperaba, y eso hace que su mente trabaje a marchas forzadas pese a todo para idear un plan para conseguir lo que no quiere perder. Es entonces cuando entra en acción María León, su hija en la película, y en la vida real, que tiene que ayudarla en ese "contratiempo"que sucede y apoyarla a su vez en todo. La esencia de la película jamás se pierde y el humor de la misma la hace diferente y genial. También tiene del otro humor, del que nos saca una sonrisa por la forma de actuar de una Carmina que disfruta y nos hace disfrutar. Ese humor sano de una buena hostia cuando se tercie.

El montaje de la película es algo digno de admirar ya que controla los tiempos magistralmente, algo que se agradece hoy día. Punto negativo quizás es que no es para gente con un alto nivel de sensibilidad y puede ofender a cierto sector de la sociedad que no ve normal ciertas escena, pero nada más lejos de la realidad ya que si la ves sabes por donde van los tiros si conoces su predecesora. Los toques de humor no cesan ni en los momentos que menos lo esperan y situaciones que terminan de una forma que no esperas por como se desarrollan. Esa simpleza y naturalidad que sorprendería hoy día pero que la naturaleza humana daría por válida. 98 minutos dan para mucho y Carmina y Amén los sabe gestionar extraordinariamente.

Quizás es eso lo que le quite puntos, que no es apta para todos los públicos ya que la temática y la trama no dan para para público infantil al menos así a simple vista. Yo, personalmente, la recomiendo encarecidamente para que disfrutéis de una de las mejores muestras de humor negro del cine reciente. Carmina se hace grande en esta segunda parte y acabamos la película con una sonrisa, pese a todo. Carmina y Amén se hará de culto con el paso de los años, de eso podemos estar seguros.





Ahora pondré la nota que, bajo mi puto de vista, merece esta película.


Un saludo para todos.
Comparte en G+

Sobre Jesús V.

    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

0 Plumas:

Publicar un comentario

Utiliza la tinta para marcar este texto...