Recuerdos

Recuerdos, esos malditos instantes que quieres sentir en cada momento. Esos recuerdos que hoy evoco desde el exilio del silencio y la madrugada que acostumbra seguirme en cada minuto. Instantes que no valoras pero el tiempo pasa y las locuras regresan y deseas volver a vivirlos. ¿El precio? Que más da el precio si todo volverá a ser como antes aunque sea por unos minutos, unas horas, unos días. Recuerdos, malditos recuerdos que hacen flaquear el presente.

Piensas en ello, no puedes impedir que tu mente reviva grandes y malos momentos. Hoy día esos raros momentos se convierten en risas, en "ojalá de nuevo..." Hoy día esos momentos se recuerdan pese a que la mente lo pasó mal en aquel lejano presente. Los buenos, esos momentos en los que las sonrisas, las ilusiones y las conversaciones llegaban para agradar madrugadas que estarían por llegar, por llegar a una vida diferente.

Recuerdos, instantes, paseos, calles, aromas y sentimientos que salen a relucir cuando todo regresa en los momentos escondidos. Esos recuerdos que te escondes a ti mismo. No debes hacer ver que si todo volviera a ser lo mismo nada malo pasaría. Pero el presente es diferente, es incierto, así es la vida que vivimos. Nos surtimos de recuerdos de grandes y malos momentos. Momentos que quieres revivir, de instantes olvidados, de personas, horas, fotografías, momentos de esos recuerdos que navegan a la deriva por nuestra mente.

No los dejes atrás, no los olvides. Recuerdos, esos malditos recuerdos que hacen que un presente flaquee por momentos, esos susurros del pasado que jamás pensarías que echarías de menos. Recuerda siempre a esas personas, esos momentos, esas risas, esas peleas, porque llegará un momento que tu mente, resignada, no tendrá otro remedio que evocar todo. Entonces está en ti, aceptar y convivir con ellos, o vivir en ellos.

Un soñador de recuerdos. 
Comparte en G+

Sobre Jesús V.

    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

0 Plumas:

Publicar un comentario

Utiliza la tinta para marcar este texto...