Entrevista A Santiago Posteguillo, Maestro De Roma.


Formas de contacto:
Twitter:  @SPosteguillo

Lo primero es agradecerle que aceptaras la entrevista y poder disfrutar de su tiempo. Esta es la segunda vez que puedo entrevistarle y realmente es un placer. Para los que no conozcan a Santiago Posteguillo, es autor de las mejores novelas históricas basadas en la Antigua Roma en España. Con su primera trilogía, basada en la vida de Escipión, “Africanus” consiguió un hueco en la literatura que consagró con una segunda basada en la vida del emperador Marco Ulpio Trajano. 

¿Por qué Roma para sus novelas? 


Porque Roma es nuestro origen y aprender de Roma es aprender sobre por qué somos como somos, en lo bueno y en lo malo. Además Roma te proporciona escenarios espectaculares para un novelista que, como en mi caso, busca acción y dinamismo en sus obras históricas.

¿Cree que la Antigua Roma es una de las civilizaciones más “virtualizadas” en el cine y en los libros, es decir, que no se asemejan demasiado a la realidad?

 Hay de todo. Hay series muy distantes de la realidad y películas con graves errores históricos o de documentación, pero también hay obras audiovisuales meritorias y a mí me gusta quedarme con lo bueno. La serie “Roma” de HBO es una buena recreación de a época, por ejemplo. “Gladiator”, aunque que tiene algunos errores documentales innecesarios para la acción y fácilmente subsanables si se hubiera querido, es, no obstante, una recreación fílmica que capta la espectacularidad de la época en toda su truculencia y ayudó a reavivar la curiosidad de nuevas generaciones por aquel pasado fascinante.

¿Cuál fue, bajo su punto de vista, la mejor época de Roma?

 Difícil decirlo. En la época republicana había más debate político, pero bajo el gobierno de Trajano se aseguran las fronteras y vivir en una provincia romana era de lo mejor que te podía ocurrir en el mundo (siempre que no fueras esclavo, claro). En general, bajo al dinastía Ulpio-Aelia, la denominada Antonina, se dispuso de un período razonablemente próspero.

¿Cuál cree que es el “secreto” para que sea una de las civilizaciones más duraderas en el tiempo y en el recuerdo de la Historia?

 La capacidad de Roma de articularse y auto reproducirse casi de forma viral, creando colonias nuevas, ciudades nuevas, provincias enteras que luego terminarán siendo países modernos en la actualidad es sobresaliente. Una ciudad romana, ya estuviera en Germania Superior, en Hispania o en Asia Menor mantenía una estructura arquitectónica, social y administrativa similar. Los largos períodos de paz en el interior del dominio romano fomentaban el comercio y el comercio generaba riqueza. Todo esto estaba defendido por una maquinaria de guerra todopoderosa articulada en treinta legiones que daban gran versatilidad durante siglos al modo de organizar la defensa del imperio.

¿Por qué se decidió para su primera novela por la vida de Escipión?

Porque Escipión, además de ser un militar invicto que nunca fue derrotado (cuando el comandaba las tropas), supone además el cabeza de familia de un clan que defendió que Roma debía asimilar la cultura de la Grecia clásica y gracias a él y sus descendientes nos llegó hasta nosotros toda la filosofía y el saber griego con la intensidad que era necesaria. Además Escipión tuvo un enemigo formidable en el campo de batalla, Aníbal, y otro enemigo muy astuto en el Senado de Roma, Catón. Ése era un triángulo muy tentador para un novelista. Y, finalmente, Escipión estaba injustamente olvidado por la literatura. Había que recuperarlo, aunque me costara seis años de trabajo. Como bien explica, las memorias de Escipión se perdieron en el incendio de la biblioteca…

¿Es complicado hacer una trilogía de tal magnitud con base en historias contada por otros?

Las memorias de Escipión se perdieron. Si fue en la biblioteca de Alejandría o en otro sitio no lo sabemos con seguridad, pero yo decidí recrear esa pérdida en ese espacio tan legendario. Para escribir la vida de personajes de hace más de dos mil años hay que recurrir siempre a fuentes indirectas de autores que estuvieron en esa época, luego hay que considerar la arqueología, la numismática, la museística actual, obras modernas elaborada a partir de los últimos hallazgos, asistir a festivales de recreación histórica, consultar a expertos y viajar a los lugares que quieres recrear. Armado con todo eso sí puedes intentar hacer una recreación razonablemente fiel al pasado.

¿Cree que la amistad entre Escipión y Cayo Lelio hoy día hubiera sido posible? 

Por supuesto. Ejemplos de lealtad y deslealtad se siguen dando a lo largo de todas las épocas. La amistad de estos dos personajes entra ya en la leyenda, pero todo lo relacionado con nuestras formas de relacionarnos los unos con los otros apenas ha cambiado porque el ser humano no ha cambiado de forma de ser en dos mil años. Todos tenemos uno o dos o tres grandes amigos a los que estaríamos dispuestos a ayudar en cualquier circunstancia. Para Escipión ese amigo fue Lelio, lo que ocurre es que las circunstancias que envolvieron esa amistad fueron una serie de acontecimientos con los que se cambió la historia del mundo y eso hace de esa amistad algo más llamativo.

Escipión fue un hombre espectacular en las tácticas militares, y como prueba esta las victorias que ha dejado para el recuerdo… 

En efecto y siempre invicto.

¿Cuál es su victoria más impresionante? 

 Sin duda, Zama, que se sigue estudiando en todas las academias militares del mundo occidental, por lo que supuso históricamente y por la brillantez de la estrategia de Escipión, en particular, a la hora de enfrentarse a la carga de los ochenta elefantes cartagineses.

¿Cree, basándose en las bibliografías que existen, que de verdad tuvo intenciones de ser “rey” de Roma?

Yo no lo creo, pero es evidente que si creció su vanidad. ¿Quién no se sentiría algo vanidoso después de derrotar al gran Aníbal en campo abierto? Pero no soy de la opinión de que quisiera terminar con la república tal cual la conocían en Roma, aunque sí es posible que quisiera impulsar algunos cambios, que, por otro lado, tenían sentido: el constante cambio de mandos militares en época republicana era un desastre que, en todo caso, temrinó corrigiéndose por la propia república.

El final de la vida de Escipión fue casi en el ostracismo gracias a Catón “El viejo”… 

¿Cómo cree que actuaría hoy día Catón si supiera que es considerado uno de los mejores generales de la historia de Roma? 


Estoy seguro de que diría: “´Sí, uno de los mejores generales y cumplió su cometido, pero luego era un peligro para el Estado y actué como debía”.

Como verá soy un apasionado de la Antigua Roma y gracias a usted he podido conocer más a fondo la historia, si obviamos la parte de ficción que toda novela debe contener…

¿Tras acabar la trilogía de Escipión, pensó en cambiar de época de manera más drástica? 


No. Me gusta Roma y en ese momento ya estaba muy interesado en la figura de Trajano. Sin embargo, sí que contemplo en el futuro novelar otros períodos de la historia de España.

¿Cuál sería la época en la que basaría su nueva novela, una vez terminada la trilogía de Trajano? 

Una época en la que llevo documentándome ya un par de años, asistiendo a conferencias, adquiriendo ensayos diversos sobre el período que e interesa, organizando viajes a lugares relevantes y tomando notas. Un salto como el que quiero dar tiene que ser preparado con la minuciosidad del orfebre para que cuando lo dé los lectores sientan que lo he hecho bien equipado y que pueden sentirse seguros de que van a encontrar una nueva novela, o serie de novelas, que les apasione tanto como las de Roma. Eso sí, a Roma volveré siempre pues tengo varias ideas más sobre personajes de Roma de los que quiero escribir. Tengo muchos proyectos. Mi problema es que los días sólo tienen 24 horas y que la vida es demasiado corta.

“La noche en la que Frankestein leyó el Quijote” fue un cambio de aires en sus novelas… 

¿Cómo fue la búsqueda de anécdotas? 


Soy profesor de lengua y literatura inglesa y norteamericana desde hace veinte años en la universidad y siempre he buscado fórmulas con las que hacer que mis clases sean entrenidas. Muchas de las historias que se narran en “La noche en que Frankestein leyó el Quijote” las tenía recopiladas por labor como docente universitario. Luego, cuando ya decidí poner en marcha este libro, añadí otras que me he ido encontrando en mis viajes por España y por el mundo en los últimos años.

¿Podría haber una hipotética segunda parte? 

Sí. De hecho estoy trabajando ya en ella y me gustaría que estuviera en otoño de 2014 a disposición de los lectores, pero éste es un trabajo que hago en paralelo con la preparación de la tercera parte de Trajano.

Luego nos sorprendió con otra obra de culto como es “Los Asesinos Del Emperador”… 

¿Por qué se decidió por Trajano para esta nueva trilogía? 


Porque Trajano gobernó de forma recta y noble, pactando con el Senado, obligando a los corruptos a devolver el dinero que habían sustraído y exiliándolos después; porque no subía impuesto, sino que devaluaba la moneda, porque era tolerante en lo religioso, porque era austero y predicaba con el ejemplo con una política de transparencia sobre los gastos de la familia imperial Porque pienso que nos vendría bien algún Trajano hoy día.

¿Piensa que pudiera ser el “Escipión” de la época? 

Sin duda, Trajano es al siglo II d.C. lo que Escipión fue para la transición del siglo III al II a,C. La dinastía Flavia dio mucho a Roma, pero también quitó mucho al pueblo…

¿Cómo valora la dinastía en términos generales? 

Es una dinastía irregular: Vespasiano y Tito si se preocuparon más por el bienestar del pueblo y además fueron grandes militares lo que aseguraba la paz en el interior del imperio al repeler los ataques exteriores o las revueltas, pero Domiciano, el último de la dinastía supone un final de mala gestión social y militar que supone un final agrio a una dinastía que empezó mucho mejor.

¿Cree que en esa época ya se discernía la caída del Imperio?

Es cierto que con Domiciano y la pérdida de dos legiones se había entrado en una espiral muy negativa que de no haberse cortado por la irrupción de Trajano quizá hubiera anticipado la caída del imperio varios siglos. El impulso positivo iniciado por Trajano prolonga el poder de Roma y lo dilata, al menos, un siglo.

Domiciano fue un emperador loco que llevó a Roma a un nivel peor que antes del año loco de los emperadores… 

¿No ve curiosa que la damnatio memoriae sólo afectara al emperador y no a la emperatriz? 


Es llamativo y tiene que ser por algún motivo muy preciso. En “Los asesinos del emperador” aventuro una de las respuestas más posibles: quizá la emperatriz se enfrentó al emperador y apoyó a los que se conjuraron contra él y luego el Senado de Roma tuvo el detalle y buen gusto de reconocerle ese esfuerzo no incluyéndola en la damnatio memoriae.

¿Es su asesinato uno de los mayores misterios de la Historia Antigua? 

Es uno de los grandes misterios, sin duda, pero esa parte de misterio es la gran oportunidad para el novelista, pues te permite plantear una novela histórica trepidante donde puedes recrear una posible resolución del misterio.

En “Circo Máximo” cumple su sueño de describir carreras de cuadrigas… 

¿Fue complicado?


Mucho. Todo el mundo tiene en el recuerdo las carreras de la película Ben-Hur de 1959 y eso implicaba buscar formas originales de narrar otras carreras de cuadrigas que resultaran, por un lado, reconocibles para los lectores que han visto la película y, por otro, que resultaran también sorprendentes. Creo que el resultado final, teniendo en cuenta que la novela Circo Máximo lleva más de 100.000 ejemplares vendidos, ha debido de ser del agrado de muchos.

¿Qué podemos descubrir en su nueva novela? 

Más de las carreras de cuadrigas que lo que se ve en Ben-Hur, la construcción del puente más largo del mundo, el universo de las vestales de Roma, un juicio apasionante, la conquista de la Dacia con dos cruentas campañas militares y el buen gobierno de Trajano. Ah, y se me olvidaba: un complot para asesinar a Trajano, una conjura totalmente recogida por las fuentes clásicas, con un plan muy bien trazado.

Sus novelas son las mejores documentadas en referencia a apéndices… 

¿Por qué decide incluirlos?


Cuando leí “El señor de los anillos” de Tolkien me encantó disponer del mapa para ver por donde se movían los personajes y me encantó tener los apéndices para saber más de aquel mundo. Tolkien hacía novela fantástica, pero los mapas y los apéndices son perfectamente trasladables a la novela histórica. El que no quiera no tiene porque ocnsultarlos, pero para el que busca más, me consta que allí encuentra mucha satisfacción al poder ampliar conocimientos o resolver dudas que le aparecen durante la lectura. Estoy muy agradecido a Planeta que me permite añadir todo este material que supone una gran complejidad en el proceso final de edición y que la editorial asume con dedicación e ilusión. Aquí el apoyo de Puri Plaza, mi editora, es fundamental para que los apéndices estén tan bien editados.

¿Tiene pensado sacar una novela diferente antes del final de la trilogía de Trajano? 

Tengo pensado sacar una segunda parte de “La noche en que Frankenstein leyó el Quijote” y luego la tercera parte de Trajano.

¿Nos sorprenderá el final de la trilogía tanto como la de Escipión? 

Lo intentaré. Estoy buscando un ángulo sorprendente para contar la gran campaña de Oriente de Trajano.

Y hasta aquí la entrevista, espero que haya disfrutado con la misma. Ha sido un placer volver a entrevistarle y espero que cuando saque su próxima publicación podamos repetir. Un honor y un placer aprender de usted. 

Y un placer para mí responder a vuestras preguntas.  Muchas gracias por tu interés y muchas gracias por tu pasión por la literatura y por Roma.
Comparte en G+

Sobre Jesús V.

    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

0 Plumas:

Publicar un comentario

Utiliza la tinta para marcar este texto...