Cinco Locuras

La vida se compone de millones de locuras, de instantes, de sentimientos, de fraudes y golpes bajo en los que la esquiva suerte se nos escapa de las manos para volver a aparecer cuando no lo esperas, o no la quieres.  Y eso, simplemente, me pasó a mi en un momento en el que no deseaba tener suerte, en el que no quería salir de un pozo donde había encontrado un mullido colchón de plumas de cada una de las alas que me habían obligado a quitarme en tantos años. Y entonces llegaste tú. Llegaste tu con tu optimismo y tu locuras al no encontrar las clases, y en ese momento caí sin saberlo, y es la mejor caída de mi vida.

La vida se compone de millones de locuras, pero de las pocas importantes y con verdadero recuerdo positivo, me quedo con cinco. Cinco locuras compartidas en los meses que llevo disfrutando de alguien que al fin merece la pena tener a mi lado y no sucedáneos de mujer. Es fácil cansarse de un servidor, soy complicado, muy complicado pero a ti te dio por permanecer y tener paciencia, una paciencia que yo agradecía sin tu saberlo, que disfrutaba cuando me daba cuenta de que hacía demasiado el tonto. Cinco locuras que relacionan tu sonrisa con la paz, que relacionan tu mirada con la felicidad. Cinco locuras que nadie más que tu me has demostrado.

Una por cada mes en el paraíso, una por cada sentimiento que creaste sin darte cuenta, menos yo. Pero soy ambicioso, no quiero quedarme con cinco. ¿Por qué un número tan pequeño si puedo ser rico volviéndome loco a tu lado? Y que me lleven los demonios si la felicidad o los buenos momentos no me acompañan si cuando todo se calme estás tu ahí, para darle la vuelta a mi mundo, para que tu sonrisa, tu voz, tu mirada, para que tu cambies un mal día por un día perfecto. Y no es la primera vez que lo haces. Poco a poco cambiaremos el futuro, el presente y siempre recordaremos ese pasado que nos llevó hasta este momento. Nunca me cansaré de agradecer a aquellas personas que insistieron en que hiciera los premios, porque gracias a ella hoy tengo a mis cinco locuras, mis cinco instantes de felicidad, mis cinco meses viviendo en el paraíso que eres tu. ¿Por qué voy a quedarme con cinco si puedo ser rico gracias a las locuras que creas?

Cinco locuras, y que se acabe el mundo si quiere, pero yo voy a seguir reuniendo locuras a tu lado toda mi vida.
Comparte en G+

Sobre Jesús V.

    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

0 Plumas:

Publicar un comentario

Utiliza la tinta para marcar este texto...