Circo Negro, Nuevo Circo, Nueva Vida.

La comitiva de tráilers, caravanas y camiones siguieron su camino casi dos horas tras el accidente de las lonas del difunto Circo Maravillas. Roberto debía ir cabizbajo e intentando pensar en como conseguiría las nuevas lonas, pero pese a todo, sabía que sus Maestros no tardarían en hacerle llegar las que habían decidido para el nuevo circo, para el Circo Negro. El conductor, que según le había contado se llamaba Josep, tenía una mujer y dos pequeñas que le acompañaban en cada viaje que el circo realizaba durante los once meses de trabajo por todo el país. Las pequeñas, que obviamente aprendían por cuenta del anciano del circo, el cual le enseñaba a leer, escribir y las nociones básicas para luego seguir con la tradición que sus padres habían continuado de los suyos, mientras su mujer, Beatriz, se dedicaba a las labores de limpieza de ropas y accesorios junto con otro hombre que viajaba con ellos desde que habían empezado esa andadura en el ya quemado, Circo Maravillas.

Se fascinó con la facilidad que las personas cogían confianza con un extraño después de haberles salvado la vida, o al menos eso creían ellos. También le habían contado que varios amigos habían abandonado las filas por problemas económicos, se habían dedicado a otros menesteres mientras esperaban que el circo reflotara sus funciones. Él, que se imaginaba el final de la conversación, cortó y le comentó que podría darle su teléfono una vez estuvieran en el pueblo y que haría todo lo posible porque regresaran al nuevo Circo Negro. Nunca se podría desperdiciar almas tan predispuestas a corromperse, y eso es algo que debía aprovechar a toda costa, y si se lo ponían tan fácil no iba a ser él el que se negara a tan grandioso regalo.  La conversación paró tras esa respuesta y el ambiente se relajó. Se dio cuenta que se estaba ganando la confianza con detalles nimios para él pero grandiosos para sus nuevos compañeros de trabajo, o de misión, mejor dicho. Abrió la ventana y se dispuso a disfrutar de algo que hacía muchos años que no hacía, disfrutar del viento en la cara y de los bonitos paisajes que la sierra les regalaba.

Y al fin llegaron al pueblo que les había prometido y era tal y como se lo había descrito su maestro Hórtrux. Entraron por la calle principal y el ritmo de tanta circulación en un pueblo no acostumbrado hizo salir a los habitantes para descubrir al convoy que circulaba por su pueblo. Él aprovechó para decirle a los demás que fueran anunciando su llegada como "Un circo que os hará disfrutar como nunca antes." Y eso hicieron, bajaron las ventanillas de los camiones, y al ver que sus compañeros hacían lo mismo comenzaron a anunciar su regreso triunfal, o eso deseaba la amplia mayoría, al mundo del circo. Los pequeños comenzaron a reir ilusionados pero veía que los padres miraban desconfiados, y tuvo la intuición que quería revelar por la noche a sus empleados, una que ellos mismos entenderían una vez bien explicada pero ahora era necesaria para cambiar las caras de los mayores.

- Josep, anuncia que será gratis durante tres semanas. Lo que necesitamos es público para practicar, por el dinero, de momento, no debemos preocuparnos.

- De acuerdo señor.

Y así hizo con cara de asombro. Anunció un circo que los haría disfrutar como nunca y gratis. Fue notando como las personas mayores cambiaban el semblante y sonreían de vuelta a sus pequeños, abuelos, padres, hijos y nietos sonreían al ver una oportunidad de ver a un magnífico circo en su mismo pueblo durante tres semanas, ¡y gratis! era algo que nunca habían vivido, y que nunca vivirían jamás. Anunció que la comitiva paraba para preguntar a uno de sus vecinos donde había un gran descampado para poder alzar el majestuoso circo, aun sin lonas.

- Perdone, ¿sabe usted un sitio grande para poder instalarlo todo?

- ¿Es verdad que será gratis, señor? - preguntó el joven, ávido de noticias que confirmaran las voces de los trabajadores.

- Así es, ¿hacemos algo? ¿Te subes y nos llevas al sitio y ves a los animales? Luego puedes regresar con uno de nuestros trabajadores a tu casa. - anunció con una sonrisa magnífica hacia los padres del joven.

- ¿Puedo de veras? - miró a sus padres, los cuales asintieron, así pues, abrió la gran puerta del tráiler y el joven subió para llevarlos al descampado prometido.

Fueron anunciando la llegada del nuevo circo por toda la calle principal hasta que llegaron casi a las afueras del pueblo donde un grandísimo descampado se vislumbraba para regocijo de Roberto y de su nuevo acompañante. Fueron aparcando alrededor del mismo, dejando la entrada vacía de camiones y caravanas, además del centro donde el nuevo Circo Negro se alzaría totalmente, dejando un camino directo hacia la carretera por la que los habitantes llegarían a las taquillas y las puertas del mismo. Una vez todo listo, bajó del tráiler y cumplió su palabra con el chico de que fuera a ver los animales mientras comenzaba a dar órdenes.

- Bien chicos, acabamos de llegar al pueblo donde comenzaremos a practicar las nuevas funciones. Si, puede parecer pequeño pero está rodeado de aldeas colindantes y será un lugar perfecto para ir perfeccionando actuaciones y funciones completas ya que por aquí hay muchos niños, como habéis visto, y eso es lo que nos interesa en este momento.

Todos asintieron y Roberto no tuvo que decir más. Cada uno de los empleados se pusieron a construir el esqueleto a la espera de la llegada de las nuevas lonas, que según los cuervos que comenzaban a rondar el pueblo, no tardarían mucho en llegar. Varias horas después, el esqueleto estaba formado, el joven estaba contento en casa tras haber pasado la tarde con el circo y con la confirmación de que era gratis, y las lonas comenzaban a llegar al pueblo. La oscuridad se cernía sobre el pueblo, pero había algo que se había alzado aun más oscuro. El Circo Negro estaba muy cerca de abrir sus puertas.

* El capítulo anterior ha sido colocado en la página de la historia en Papel De Tinta Negra. Gracias a todos.
Comparte en G+

Sobre Jesús V.

    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

2 Plumas:

  1. Por fin estoy por aquí!!!
    Que se abran pronto esas puertas!!
    Con ganas de más

    ResponderEliminar
  2. Tengo muchas ganas de saber como se desarrolla el primer día del nuevo circo y como llegan esas nuevas lonas. ¡Me encanta la historia!
    Muchísimos besos mi amor!!!
    Te amo muchísimo mi niño!!!

    ResponderEliminar

Utiliza la tinta para marcar este texto...