Circo Negro, Oración, I. - Papel De Tinta Negra

Novedades

21 de noviembre de 2013

Circo Negro, Oración, I.

La función terminó con un sabor agridulce para Roberto. Era cierto que el Circo Maravillas había perdido toda la esencia y el poder que lo había hecho famoso pero todavía quedaba algo que hacer con aquellas personas que aun amaban su trabajo, aquellas personas que amaban hacer reír a los niños y a los que no lo son tanto. Decidió salir a escena y reunir de nuevo a todos los trabajadores para comentarles su última acción aquella noche, algo que daría confianza a aquellas personas que hasta hace nada, todo lo veían perdido, pero antes de aquello tuvo una pequeña charla con su nuevo "socio" en el Circo Maravillas. Debía darle confianza para tenerlo siempre cerca y obediente a todo lo que le iría pidiendo durante el futuro más próximo.

- Se ve que el circo mantiene una esencia que creía que había perdido... Y eso es muy bueno para comenzar a trabajar sobre ello. Realmente me han sorprendido y se ve que tu trabajo no ha sido tan malo durante estos años... Pero ahora toca renacer y ese es mi trabajo, así que a partir de mañana nos retiraremos a descansar unos días a cualquier pueblo de segunda para mejorar las funciones y que el pueblo donde vayamos entren gratis con la cuestión de que nos digan los fallos que puedan ver en la función. ¿Qué te parece, Marc?

- Realmente es muy buena idea. - asintió mientras el ego confirmaba que había hecho perfectamente su trabajo. -  Estos trabajadores se merecen una subida de ánimo y creo que tu idea es prácticamente perfecta, y digo casi porque no tenemos dinero para el desplazamiento que nos hablas, y mucho menos para mantener a los payasos y demás durante el tiempo que estemos en el pueblo que tu elijas... - Marc cayó avergonzado ante aquel problema.

- Querido amigo, el dinero desde esta misma noche no es problema alguno, y si un algo colateral al devenir del circo. No te preocupes que yo costearé el traslado y posterior mantenimiento del circo en el pueblo que, como bien dices, elegiré yo. Ahora no debe preocuparte y vayamos a seguir levantando el ánimo de nuestro plantel de trabajadores. - y con un movimiento resuelto de la mano izquierda, se levantó con la ayuda de aquel extraño bastón que cada vez intrigaba más a Marc.

Roberto sabía que tenía a su alrededor un halo de misterio y debido aprovechar todo eso para seguir imponiendo su respeto ante todos, y sobre todo ante un Marc, que gracias a su ayuda, aumentaría su ego cada semana más. Comenzó a andar lentamente hasta que se irguió totalmente ante la sorpresa de todos los presentes. Notó ese cambio de sensación en todos y lo aprovechó, así que moduló su voz y comenzó a hablar de forma grave y potente.

- Lo primero daros las gracias por hacer feliz de nuevo a este niño que ha podido cumplir su sueño. - Vio como todos asentían satisfechos y orgullosos. Entendió al momento que debía seguir por ahí, sin desviarse del centro del asunto. - He podido disfrutar de todo lo que antaño veía como todo un espectáculo increíble. No hace falta que os diga que ese espectáculo ha decaído de forma considerable desde los años de gloria, pero no, no os preocupéis... todo eso va a cambiar desde esta misma noche. Permitid que os pida un favor y es poder hablar con cada uno de vosotros para que me comentéis lo que creéis que el Circo Maravillas debe cambiar, porque aunque yo sea un niño que disfrutaba con estas funciones, ustedes mejor que yo sabéis que es lo que va mal bajo estas lonas.

Satisfecho vio como todos los trabajadores asentían entusiasmados. Lo había conseguido. La confianza de aquellas personas estaría bajo su mano si concedía casi todos las peticiones que surgieran de sus corazones ilusionados. Era consciente que no pedirían demasiado debido al posible peligro de su puesto de trabajo, y aquello le hizo sonreír un poco más. Echó una mirada rápida a su nuevo "socio" y vio como asentía en señal de respeto. Bien, aquello le gustaba aun más. Todo estaba saliendo a la perfección y no podía equivocarse ahora, así que antes de algo desvaneciera aquella magia, siguió hablando para confirmar que su noticia tendría lugar ahora mismo, y comunicarles las noticias que, previamente, había recibido el antiguo dueño.

-  Debido al estado lamentable del circo, esa reunión tendrá lugar en este preciso instante, así que, por favor, vayamos a por sillas y ponerlas en circulo alrededor de la arena central. Marc y yo estaremos cerrándolo y escucharemos todo lo que tengáis que contarnos, y os aviso que no tengáis miedo de decir lo que pensáis. - Paseó sus ojos celestes por todos y cada uno de ellos y al ver que asentían, dio su primera orden, que aunque no fuera importante,  era una orden. - Ahora vayan a por las sillas y ayúdenme a realizar el circo.

Todos salieron hacia los ajados vestuarios y comenzaron a buscar las sillas oportunas para comenzar aquella reunión que prometía. Esa era la sensación de todos y cada uno de ellos, todo aquel cambio drástico prometía, y aunque iban con mucho cuidado, la ilusión comenzaba a corroer sus venas como un sueño que se hace realidad. No tardaron ni cinco minutos en montar las sillas en aquel círculo que presidía Roberto, y aunque Marc estuviera a su lado, todos comenzaban a entender quien era el nuevo dueño del circo, pese a las apariencias, y aquello se confirmó un poco más cuando el nuevo dueño, carraspeó para pedir silencio y así poder hablar.

- Una vez dispuestos todos en estas sillas y con ganas de decir la verdad. Vayamos con la reunión de la cual depende el futuro del Circo Maravillas.

Y fue entonces, como por ensalmo, los trabajadores relajaron los músculos y comenzaron a hablar sobre el estado real del circo. Roberto escuchaba con el ceño fruncido mientras apuntaba en una pequeña libreta con una pluma estilográfica que había sacado de su chaqueta y parecía escuchar con verdadera atención. Lo que nadie sabía es que aquella libreta no servía para nada, él ya sabía todo lo mal que había en aquel circo. Aquella reunión era una pantomima que daría confianza a todos, a los trabajadores, a Marc,e incluso a él mismo y a cimentar una relación con unos trabajadores que tenían que estar con él y no con su antiguo dueño cuando todo aquel complejo mecanismo comenzara a andar.

Apartó sus pensamientos y comenzó a apuntar de forma elegante y clara para que Marc, que sabía que escrutaba todo lo que hacía, pudiera comprobar que su interés era cierto. Todos hablaban de lo mismo, las condiciones en las que trabajaban habían perdido mucho desde hacia meses y meses, pero todos agradecían a su antiguo dueño el esfuerzo y las ganas por mantener el circo abierto y luchar por el. Nadie se había dado cuenta, salvo Marc quizás, que todos le nombraban como el antiguo dueño. Aquello le gustaba, significaba que aceptaban su estatus de dueño y señor del circo.

La reunión terminó tras un par de horas hablando sinceramente de todos los problemas del circo, y tras prometer que las estudiarían para poder mejorarlo todo, les anunció los nuevos planes, con una pequeña variación.

- Ahora queridos amigos, os pido que vayáis a descansar. Mañana será día de traslado. Sí, así es, nos trasladamos a un pueblo pequeño para poder perfeccionar las funciones y así poder volver al poder de antaño. El pueblo será nuestro jurado y valorará los fallos que sólo ellos pueden descubrir, y ahora, como favor personal, os pido que os marchéis a dormir y me dejéis aquí, sólo, disfrutando del silencio que ya nunca más volverá al Circo Maravillas... - dos pequeñas perlas brillantes comenzaron a surcar las mejillas del anciano, las cuales todos tomaron por nostalgia y asintieron encantados con la presencia de aquel hombre. Todos, incluyendo a Marc, dejaron a aquel anciano nostálgico que paseaba por la arena mirando las lonas y todo lo que ahora, era suyo.

Había llegado el momento de comenzar lo más importante de la noche, pero antes debía confirmar que estaba totalmente solo en la arena central, así pues con una agilidad sorprendente, dejó el bastón de pie en el centro de la arena, y comenzó a andar registrando los rincones de la misma. Se acercó a los vestuarios y comprobó con una sonrisa que todos habían aceptado la petición de aquel viejo nostálgico. Todavía se sorprendía de la fragilidad del ser humano ante la figura de un anciano. Rió de forma extraña y tras acercarse de nuevo al centro de la arena, posó su mano izquierda sobre el bastón, del cual comenzaron a salir pequeñas ramificaciones que se inyectaban en la piel ajada de aquel anciano que cerraba los ojos solemnidad. El momento había llegado y no lo iba a dejar pasar.

5 comentarios:

  1. Uhm... No sé que palabras usar para que no suene tan mal... xD Con todo el cariño del mundo, y eso, pero... Eres un capullo e.e ¿Cómo se te ocurre dejar la historia ahí? No te volveré a decir que me gusta la intriga. Bueno, a pesar de que te odie, te perdono... Jajaja Me gustó mucho, como todo lo que escribes hasta ahora.
    Un saludo!! Recuerda que te odio e.e

    Maia

    ResponderEliminar
  2. No me esperaba este final de capítulo. Sinceramente, me ha encantado (como todos los anteriores).
    Todo el misterio y la intriga que desprende esta historia me ha dejado alucinada desde el primer capítulo, y con el avance de la historia me sorprende aún más.
    Espero que jamás dejes de escribir, porque lo haces maravillosamente, y sigas expresándote de esta manera tan espectacular.

    Sin duda, no me equivoqué al elegir Mentor.
    Un besazo enorme.

    ResponderEliminar
  3. ¡Jesús! Aquí mi fiel comentario:

    El capítulo en sí, decir que se sigue percibiendo tu evolución continua a la hora de cautivar a tus lectores. Como crítica constructiva o punto concreto de este capítulo que me ha descolocado viniendo de ti, decirte que leyendo me he topado con un "él" sin tilde y una frase en la que intuyo que te has comido una palabra.

    - Esa reunión tendrá (LUGAR) en este preciso instante.
    - El circo abierto y luchar por (Él).

    Ante todo, con el máximo respeto y admiración.

    Un abrazo,
    Abel Jara Romero

    ResponderEliminar
  4. ¡AHHH!
    Espero que no tardes mucho en publicar el próximo
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    Un gran final de capitulo mi niño has conseguido totalmente engancharme para que continue leyendo, despues de todo ese tiempo en el que no he estado mucho por aqui. Ya te he dicho alguna vez que escribes muy bien y no te miento cuando te lo digo. No tardare en ponerme al dia con Circo Negro tontito!!
    Muchisimos besos,
    te quiero muchisimo mi vida!!

    ResponderEliminar

Utiliza la tinta para marcar este texto...