Término Medio.

Si antes soñaba con las luces y las sombras hoy anhelo el término medio que tantos desean ver cumplidos en sus vidas. Aquel término medio en el que las luces y las sombras se superponen mientras pasa aquellos que llamamos vida. Esa vida que siempre nos sorprende con giros que ni siquiera los días se esperan, y aquello que intentas que sea todo un éxito se desborde por nuestros pensamientos hasta fenecer en caricias olvidadas por un surco donde la vida se escapa sin posibilidad real de volver.

Muchos anhelan aquel término medio en el que todo va como mandan los silencios de nuestras vidas. Y si, puede que durante cierto tiempo la vida se puede valorar en ese término, pero también sabes, tu que lees esto, que las sombras aparecerán para envolverte por demasiado tiempo, ya sea por una decisión mal tomada o por un golpe de la vida. Puede que la luz regrese a nuestra vida por algunos momentos, y puede que nuestra mente no esté preparada para ese cambio.

El ser humano es débil, caemos en la tentación antes de darnos cuenta, por eso es tan complicado mantener ese término medio, ese equilibrio en el que se basa la teoría de la vida, pero que muy pocos llegan a controlar de manera que puedan saber donde están y poder revertir ese momento. Cierra los ojos tras leer estas míseras líneas y piensa en que momento de tu vida estás. Luces, sombras, o término medio.

¿Serías capaz de revertir ese momento en pocos segundos?
Comparte en G+

Sobre Jesús V.

    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

3 Plumas:

  1. Muchísimas veces reflexioné en qué es más importante, si la luz o las tinieblas. En estas míseras líneas, como tú las llamas, me das la respuesta: el equilibrio entre ambas. Y supongo que lo que todo el mundo busca es ese equilibrio y espero algún día poder llegar a este término medio.
    Gracias por todo, un beso.
    Maia

    ResponderEliminar
  2. Te dije que seguramente me gustaría y no me equivocaba. Yo creo que la mayoría de nosotros vivimos entre opuestos, que nos mantenemos en ese equilibrio y que, dependiendo de las circunstancias, una parte tira de nosotros con más fuerza que la otra y, si nos gusta, ahí que nos quedamos. Lo ideal es mantenerse firme en medio, ser flexibles como los juncos y fuertes como las piedras... Pero es difícil, muy difícil y más en estos tiempos.
    Por otro lado, creo que te equivocas con lo de que el ser humano es débil. A mi parecer, el ser humano todavía no ha descubierto su potencial y, de momento sí, es una marioneta y seguirá siéndolo si no se descubre a sí mismo, pero guarda en sí muchos tesoros (Repito, ese es mi parecer)
    Es genial, como siempre, ya que nos brindas la oportunidad de reflexionar.
    ¡Abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Tras pensarlo detenidamente, creo que todos nos balanceamos entre las luces y las sombras. Hay momentos en los que la luz nos llega a guiar y alumbrar el camino, y en otros sólo se nos cierne sobre nosotros una "nube negra", una sombra que nos arrastra hacia lo oscuro. Sinceramente, creo que habría que aprender a convivir con las luces y las sombras, aunque sea difícil. Y sé que es difícil y muy pocos conseguirán hacerlo...
    Qué más puedo decirte... Sabes que me encantan todas tus reflexiones. Perdón por no comentar antes, pero no he tenido tiempo...

    Un besazo enorme.

    ResponderEliminar

Utiliza la tinta para marcar este texto...