Por La Noche Y En Silencio... - Papel De Tinta Negra

Novedades

17 de octubre de 2012

Por La Noche Y En Silencio...

Cada mañana sales al mundo con una sonrisa, con esa máscara que te has acostumbrado a ponerte para que nadie te pregunte, y ni siquiera se preocupe por ti. Has llegado a creerte todo aquello que odias por no mostrar tus sentimientos y tus inquietudes. Seguramente alguna vez has pensado que si hacías algo que realmente te apetece, piensas en la única persona que vería mal lo que haces, pero son muy escasas las ocasiones en las que piensas en quien te apoya.

Solemos ver lo negativo de nuestras sensaciones, momentos y locuras. Casi nadie mira el lado positivo a salir por la noche y disfrutar de sus silencios. Casi nadie siente el aire frío en sus mejillas una noche cerrada de invierno. Casi nadie sale a disfrutar de aquella tormenta de agua y disfruta salir empapado y con el frío en los huesos. Nos acomodamos en nuestras burbujas y dejamos de disfrutar de aquel momento que nos apasiona. Envolvemos esos segundos en miles de frascos y lo encerramos en aquella cajita que nadie quiere abrir por miedo a saber la verdad.

El ser humano es alguien demasiado frágil como para cambiar todo por lo que ha luchado toda su vida, aunque su conciencia y su pasado le susurre que se ha equivocado. Intenta vivir una vida que no es suya por tal de no romper aquel delicado equilibrio sobre la que levita en aquel momento. Solemos desistir en ideas que nos parecen geniales, en momentos de los cuales se pueden disfrutar. Solemos engañarnos con gustos que nos impone alguien porque algún día así lo quiso.

Renegamos de aquella persona que es fan de algo y lo promulga al viento, pero eso es básicamente la envidia que corroe nuestros cuerpos, ya que aunque no estés de acuerdo con él, sabes que el disfruta de algo que tu nunca harás. No es por miedo, no es por esconderte, no es por sentirte libre. Regresa a tu pasado e intenta buscar aquel momento en el que todo cambió, e intenta disfrutar, porque llegará un día en el que pierdas la máscara, y puede que si no te descubres a tiempo, puedas quedarte en casa, sufriendo por no poder mostrarte como todos desean y no como tu ansías...

Regreso por la noche y en silencio, entre notas desgarradas en miles de silencios, mientras colecciono máscaras de vidas pasadas...