Entrevista A Santiago Posteguillo, Gran Escritor Y Mejor Persona. - Papel De Tinta Negra

Novedades

3 de octubre de 2012

Entrevista A Santiago Posteguillo, Gran Escritor Y Mejor Persona.


Lo primero es agradecerte por prestar un poco de tu tiempo para esta entrevista y espero que estés cómodo con las preguntas. Para los pocos que no conozcan a Santiago Posteguillo, es autor de la aclamada trilogía de Escipión, además de "Los Asesinos Del Emperador", otra obra maestra basada en la Antigua Roma. Ahora nos presenta "La Noche En Que Frankestein Leyó El Quijote"… 

Pero todo tiene un principio… 


¿Quién es Santiago Posteguillo?

 Un profesor de lengua y literatura en la Universidad Jaume I de Castellón.

¿Soñaste con ser escritor?

 Siempre. Siempre me gustó leer y luego crear mis propias historias. Empecé con poemas y relatos, luego novelas que no terminaba nunca y otras que sí terminé pero a las que le faltaba algo. Hasta que conseguí escribir Africanus.

 ¿Pensaste que lo serías algún día?

 Nunca hay que perder la esperanza. Y eso que recibí unas cinco o seis negativas cuando intenté publicar a los veinte años y otras dieciséis cuando lo volvía a intentar con Africanus.

 ¿Cómo comenzaste a escribir la primera entrega de Escipión?

 Sufrí una decepción muy grande en mi carrera profesional en la universidad y decidí hacer algo que no evaluaran personas que no creo que estén a la altura de su puesto. Prefiero ser evaluado por los lectores. Los lectores son muy exigentes pero muy justos.

¿Te sorprendió que te aceptaran la novela?

 Al final sí, porque después de tantas negativas empiezas a pensar que tanta gente no puede equivocarse, de forma que cuando alguien, por fin, se interesó ya me pilló por sorpresa.

La trilogía de Escipión es toda una obra histórica de las mejores documentadas que he visto… 

¿Crees que el lector medio agradece tanta información? 


Estoy seguro de que lo agradece. La documentación no implica que la novela tenga que transformarse en un denso y prolijo texto henchido de datos, sino que el escritor sepa, de una gran cantidad de los mismos, seleccionar aquellos precisos para dotar de intensidad y ambientación adecuada al relato.

 ¿Te esperabas la gran aceptación por parte de crítica y público? 

La verdad, no. Yo siempre me esforcé en escribir de modo que mis novelas resultaran entretenidas sin abandonar el rigor histórico y siempre sueñas con ser leído por mucha gente, pero la tremenda aceptación que he recibido supera todo lo que hubiera podido esperar. Los lectores son muy generosos conmigo.

¿Le dio vértigo sacar el principio de una nueva trilogía?

 Un poco sí. Yo tardo dos años en escribir una novela y como me hice, digamos, “popular” al final de la anterior trilogía sé que quizá mucha gente crea que 3000 páginas se escriben en un par de años, pero no. Son 6 años para tres novelas de 1000 páginas. Tengo la esperanza de que el público entienda que este tiempo (que es exactamente el mismo que empleé para la trilogía de Escipión) es necesario para mantener el nivel de las novelas. Estoy seguro que, a medida que salga cada nueva entrega, apreciarán el trabajo que hay en cada libro.

¿Cómo fue firmar con Planeta?

 La verdad es que, en principio, yo no quería, pero he de reconocer que me hicieron una oferta que no pude rechazar. Sólo pedí una cosa: poder trabajar con la misma libertad con la que lo había hecho hasta entonces y eso se ha cumplido a la perfección. Además he tenido la fortuna inmensa de encontrarme con dos editoras magníficas, primero Ana D’Atri y ahora Purificación Plaza. Es un auténtico lujo literario trabajar con personas que saben tanto de literatura y que aportan consejos tan precisos que sólo hacen que mejorar tu trabajo como escritor. Estoy infinitamente agradecido a estas personas.

Acudí a una de sus presentaciones aquí en Huelva donde me firmó los cuatro libros que ha publicado hasta hoy y he de decir que sus presentaciones son muy buenas… 

Llevo 20 años dando clases en la universidad sobre literatura, lengua y tengo hasta un curso donde explico como dar presentaciones en público. Sería patético que luego fuera yo por ahí durmiendo a la gente. Mis estudiantes se reirían de mí. Me gusta que los estudiantes se rían. Es síntoma de que la clase va bien, pero que se rían CON el profesor, no de él. Una presentación es la puesta de largo de una novela. Hay que prepararla, hay que ensayarla y hay que ejecutarla con habilidad. Ha de parecer improvisada, pero, sin embargo, no ha de tener nada dejado a la improvisación (excepto responder a las preguntas, que es otro mundo).

 ¿Se puede jugar tanto con la novela histórica? 

Mucho más. Apenas estoy empezando. La segunda parte de Trajano será impresionante, descomunal. Pero espere a la tercera parte. Nadie se imagina lo que tengo pensado para el desenlace de la vida de Trajano. Cuando digo nadie excluyo a mi editora. A ella se lo he contado y le encanta. Y tengo tantas ganas de llegar allí, de escribirlo. Eso es bueno. Cuando un escritor siente ansia por escribir algo es que está en el buen camino.

 ¿Es más “fácil” una novela histórica que una creada desde cero? 

Es diferente. Cada género entraña sus complejidades. Si escribes sobre el pasado te has de documentar constantemente. Unos personajes en la antigua roma se sientan, mejor dicho, se reclinan, para cenar… ¿qué comen? Desde luego no patatas que vienen de América. Mucho cuidado o puedes poner un anacronismo que destroce una buena novela. No puedes hablar del Anfiteatro Flavio (el Coliseo) si aún no está construido. Y eso que en Ben-hur todo gira en torno a un Circo Máximo de carreras de cuadrigas cuya existencia es discutible, pero a Wallace le salió tan bien que yo se lo perdono todo… que carreras de cuadrigas… en mi siguiente novela de Trajano hay tres carreras de cuadrigas. Me ha costado dos años encontrar cosas en las que no hubiera pensado el autor de Benhur. Pero estoy eufórico porque las he encontrado. Y si escribes sobre hoy día, cuidado: dos personas entran en una hamburguesería. Todos los lectores han estado allí alguna vez. Cuidado o se reirán de ti. Sea histórica o actual toda novela es compleja.

Ahora nos sorprendes con un cambio drástico con “La Noche Que Frankestein Leyó El Quijote”

 Háblanos un poco más de ella… 


¿Qué podemos encontrar? 


Se trata de un paseo alternativo por la historia de la literatura universal. En “La noche en que Frankenstein leyó el Quijote” el lector verá como vivían Cervantes, Shakespeare, Dumas, Tolkien, Jane Austen, Zorrrila, Rosalía de Castro, Raymond Chandler… una amalgama ecléctica de brillantes mentes literarias. Es un libro que cuenta anécdotas de escritores y escritoras famosos pero para que de este libro el lector salte, como un poseso, en busca de las obras maestras de la literatura. “La noche en que Frankenstein leyó el Quijote” sólo busca despertar el interés por la literatura, por los grandes clásicos. No es sólo un libro. Es un puente.

¿Cómo se te ocurrió el título? 

El hecho de que Percy B. Shelley, marido de Mary Shelley, le leyera a su mujer capítulos de El Quijote mientras ella estaba enfrascada en la redacción de su obra maestra, Frankenstein, es muy desconocido. Como también es desconocido que Mary Shelley se quedó tan prendada de la genialidad de Cervantes que decidió aprender español para leer a Cervantes en original y que adoptó la técnica literaria del maestro español en la redacción de Frankenstein. Y la criatura de Shelley, la que crea el doctor Víctor Frankenstein (el monstruo no es Frankenestein sino quien lo crea), aprende a leer a escondidas. Era inevitable que a partir de todos estos datos se me ocurriera cruzar Frankenstein y Quijote en un título.

 ¿Te apetecía cambiar Roma por un tiempo?

 No necesariamente. He seguido escribiendo sobre Trajano en paralelo, pero ha estado bien escribir algo más allá de Roma y me gustaría que los lectores pensaran, a partir de este libro, que puedo llevarles a otras épocas con la misma intensidad que a Roma.

 ¿Tardará mucho en llegar la segunda entrega de “Los Asesinos Del Emperador”? 

Espero que esté en otoño de 2013.

¿Qué escritor es tu referente?

 Cervantes, Shelley, Tolkien, Wilde, Tennesse Williams, Henry Fielding, Joyce, Austen, Edith Wharton, Carson McCullers, Conrad, Voltaire, Bécquer…

 ¿Piensas que libros de comedia romántica son más fáciles que uno histórico, por ejemplo?

 No. Diferentes. Hacer reír es casi más difícil que hacer llorar. Y conseguir un final feliz que encaje bien con una trama es muy difícil. La realidad siempre nos conduce a finales no muy felices en muchos casos, así que revertir al realidad y hacerlo creíble tiene un mérito tremendo.

¿Te gustaría cambiar de época en tus novelas, por ejemplo Grecia? 

Cambiaré de época, pero, en principio no será Grecia de momento, sino una época más próxima de la historia de España.

Estoy terminando una novela, la cual es mi sueño… 

¿Qué consejo me darías?


 Primero, inscríbela en el registro de la propiedad intelectual de tu provincia (por unos doce euros se puede hacer). Dos, envíala, una vez inscrita en ese registro, a tantas editoriales como puedas. Busca agente, pero no pagues a un agente por leer tu libro. Envíala a muchos sitios y ármate de paciencia. Prepara un cesto para acumular las negativas y sigue escribiendo. Si crees en lo que haces al final conseguirás tu sueño.

¿Crees que las editoriales no apuestan por la juventud?

 En estos tiempos de crisis es más difícil para todo y para todos. Las editoriales tienen a buscar autores que les puedan garantizar un mínimo de ventas, pero siempre hay editores con olfato que, ocasionalmente, se lanzan a la lectura de manuscritos de autores desconocidos. Ser editor es muy difícil. Les llegan centenares, miles de libros y el tiempo de lectura del que dispones es muy limitado. Es muy muy importante trabajar las primeras páginas de una novela. Si les atrapas ahí, tienes una posibilidad.

¿Prefieres una gran editorial o una de tamaño mediano?

 Es más fácil que te presten atención en una editorial más pequeña o mediana, pero cuando la maquinaria de una gran editorial se pone en marcha acompañando un gran libro eso aumenta el éxito. Pero ni la mayor de las editoriales puede conseguir que un mal libro llegue muy lejos. Los lectores son sensibles e inteligentes.

Ahora te haré unas preguntas para conocerte mejor…

 ¿Crees que la locura es un bien necesario? 

Algo loco hay que estar para sobrevivir en el mundo.

¿Qué piensas de que la juventud deseche leer por una noche de fiesta?

 No pasa nada, si leen por la tarde, antes de salir. Eso les dará conversación y más posibilidades de resultar atractivos para el sexo opuesto.

¿Crees que la muerte es la justa sentencia para todos? 

Es justa para los miserables a los que siempre les llega demasiado tarde y es incomprensible cuando le llega a las buenas personas.

¿Crees que la verdad es demasiado dolorosa? 

A veces sí. La gente que dice que siempre hay que decir la verdad es porque nunca ha estado cara a cara con el sufrimiento en estado puro.

¿Prefieres la fama o la admiración? 

Me basta con el respeto.

¿Cuál es tu lema de vida?

 Trabajo. Y, en estos tiempos, trabajo para todos.

 Bueno pues hasta aquí la entrevista. Espero que te sintieras cómodo con las preguntas y espero que dentro de un tiempo podamos tener una segunda parte para conocerte mejor. Muchas gracias por tu tiempo y ha sido un auténtico placer.

 Encantado de responder. Un fuerte abrazo.

3 comentarios:

  1. Inspirador este hombre!
    me encanto la entrevista, gracias por hacerla!!!
    May R Ayamonte

    ResponderEliminar
  2. He seguido con mucho interés la entrevista porque en casa tengo Los Asesinos del Emperador y tengo mucho interés en leerla por la buena acogida y la profesionalidad que muestra Posteguillo. Esta es la mejor entrevista que has hecho chaval.

    ResponderEliminar
  3. Jesus haces muy buenas entrevistas y te lo digo porque haces entrevistas a mucha gente tan famosa. Me gusta como anima a los jovenes escritores, me anima mucho el enviar las historias que hago a las editoriales aunque luego te rechacen. Con el esfuerzo y mejorar las historias que han rechazado se mejora

    ResponderEliminar

Utiliza la tinta para marcar este texto...