Libertad y Revolución.

Todos tenemos claro que el máximo poder del ser humano se cimienta con la palabra. Es algo que tenemos que utilizar para cambiar el podrido mundo que tenemos en nuestras manos. Hay distintos poderes que nos han ido menguando y destrozando con el paso de los años, mientras el pueblo seguía anclado en respetar todo lo que nos perjudicaba a cambio de un plato de comida en nuestra mesa cada día. Hoy en día ese lujo muchos lo estamos perdiendo. Muchos vemos como el futuro se está marchando lejos de nosotros, sin que podamos hacer nada.

Los responsables de toda esta hecatombe todavía no están claro, porque como buenos malabaristas, se lanzan la pelota uno a otros. El pueblo se está comenzando a hartar de ver siempre lo mismo. Al fin nos estamos dando cuenta que muchos de los valores que nos han inculcado no sirven para nada. No debemos claudicar ante el yugo de cuatro poderosos que, con el salvavidas puesto, nos instan a que hagamos esfuerzos, a que saquemos dinero de donde no hay para pagar los despilfarros que ellos han cometido en nuestro nombre. Pretenden que paguemos sus excesos a base de esfuerzo y de hipotecar nuestro futuro a su merced.

Pretenden que volvamos al pasado. Que retomemos los oscuros tiempos de la dictadura, y que agachemos la cabeza mientras ellos abogan a la frase, "Lo hacemos por vosotros". No es hora de criticar ideales, es hora de luchar por nuestros derechos y nuestras libertades, es hora de pelear por algo que nos pertenece y que poco a poco nos van robando, con cada recorte, con cada nueva ley, con cada nuevo esfuerzo. Nos vamos dando cuenta que hay que cambiar todo esto, nos estamos dando cuenta que el mejor poder es la libertad, nuestra mejor arma la palabra, y nuestro mejor recurso nuestras ansias de un mundo mejor.

Poco a poco el pueblo se alza, el pueblo se revoluciona, poco a poco nos vamos organizando para combatir esta nueva lacra que una sociedad marcada por el poder, que hace que tengamos que morir por nuestros futuros. Porque no podemos permitir que estudiar, alimentarnos, o incluso curarnos de nuestras enfermedades sea un artículo de lujo.

El 20 de Noviembre entró alguien que nunca debía haber entrado en nuestro país. Alguien que mira por sus intereses, mientras el país se hunde entre las risas de sus allegados. Da igual la ideología, hay que luchar por la libertad, y clamar por la revolución que nos merecemos.

Ahora para acabar, me gustaría poner la guinda con una canción que encaja perfectamente en nuestros sueños de libertad y revolución... Este video es insertado con el permiso de Boa TV y ZPU.
Comparte en G+

Sobre Jesús V.

    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

0 Plumas:

Publicar un comentario

Utiliza la tinta para marcar este texto...