Noches De Tormenta

Las noches de tormenta son aquellas con las que soñamos en soledad. Muchos no nos conformamos con el silencio, y cierta vez necesitamos oir la lluvia como cae, como rompe con miles de recuerdos perdidos. La lluvia nos ayuda a limpiar de sentimientos y miradas nuestro pasado, pero a muchos les da miedo salir y mojarse. Les da miedo salir y disfrutar de un pequeño placer que solo los pequeños pueden disfrutar sin complejo alguno.

El ser humano cuando crece se toma la molestia de deshacerse de los rituales de juventud. Piensan que ya no es edad para hacer alguna que otra cosa, sin pensar que eres tu mismo el que te censuras sin saber que hoy día importas más por lo que haces que por lo que dejas de hacer. Piensas en la sociedad y crees que mojarte está mal visto, que pensarás que nunca has crecido.

El ser humano reniega de aquello que ansía hacer, ya sea por miedo, vergüenza, o moda. Hay momentos en los que pensamos que podiamos haber hecho por aquella persona, pensamos en aquella noche en la que se nos escapó el amor de nuestra vida, hasta que llega otro recuerdo que lo borra como una noche de tormenta. Necesitamos que esa lluvia nos limpie el recuerdo, ansiamos que la locura nos posea para despejar nuestra mente.

Las noches de tormenta son aquellas con la que el ser humano disfruta de verdad. Son aquellas que intentamos hacer realidad pero nunca nos arriesgamos...

Disfruta de las noches de tormenta, pocas cosas te darán más vida que la propia lluvia para que te limpie el corazón, y los recuerdos.
Comparte en G+

Sobre Jesús V.

    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

4 Plumas:

  1. :O ¡Dios mío! Es un relato precioso y lleno de sentimientos y verdad. Me encanta y leer algo como esto me hacía mucha falta, sobre todo hoy. Y es que la verdad es que las noches de tormenta son mágicas y pueden llevarse el dolor lejos durante un buen rato. Me encanta el relato y me encantan las noches de tormenta. Muy buen trabajo.
    ¡Un beso! :)

    ResponderEliminar
  2. PRECIOSOOOOOO, Me ha encantado tu relato ^-^. Creo que has hecho un gran símil entre la lluvia, la tormenta y la limpieza del ser humano. Ha sido brillante.

    A mí me encantan las noches de tormenta, los días encapotados de nubes negras y ver llover y nevar....ojalá me pillara siempre por la calle, xq no me importa mojarme jajaja DISFRUTO haciendo algo el loco jaja. Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  3. Es una buena reflexión aunque te diré que la última noche de tormenta la tuve que pasar despierto a las 4 de la madruga por culpa del jaleo que armo. a ver quién era el guapo que salía. El poner la limpieza del alma con el agua es genial, es una doble limpieza para que nos entendamos. El agua es la gran purificadora del alma aparte del fuego.

    ResponderEliminar
  4. Cuanta verdad.
    NO he vivido mucho, pero ya puedo decir que tengo una larga lista de cosas que no he hecho por el miedo al que dirán, aunque más que por ese miedo tan irracional, ha sido más por el protocolo, por seguir las normas que nos implantamos nosotros mismo, diciendo que es lo correcto y que no.
    Ojala llegue una tormenta de esas y pueda borrar algún que otro recuerdo.
    Como siempre tus escritos son impresionantes y hacen a uno parar su vida y replantearse más de una cosa.
    Creo que todos deberíamos dejarnos llevar por nuestro yo infantil más de una vez y disfrutar la vida tal cual nos viene dada. El mejor regalo que podemos darnos es dejarnos ser felices y disfrutar de lo que realmente merece la pena.
    Gracias por otro rato de buena lectura.
    Un abrazo enorme.
    Angie

    ResponderEliminar

Utiliza la tinta para marcar este texto...