Demonios, La Primera Clase.

Quiómus se acercó a Crakium y comenzaron a seguir a Hórtrux. No sabia a donde se dirigía pero había aprendido a no preguntar a su Prexiom que iban a hacer. Siempre informaba cuando era oportuno y necesario. Se fijó en Crakium y no pudo evitar una sonrisa. El pequeño estaba sonriente y los ojos le brillaban como dos perlas alumbradas por fuego. Todo le impresionaba, y no era para menos. Edificios de piedra negra como obsidiana se alzaban majestuosos. Muchos sin ventanas y sólo marcados con un letrero de madera y forja donde el nombre les indicaba que albergaba.

 Hórtrux se detuvo frente a varias fuentes de fuego. Varios niños cantaban alrededor canciones en susurros mientras el fuego iba creciendo poco a poco. Quiómus sintió un pequeño escalofrío, pero no le dio tiempo a hablar. Su Prexiom habló.

- ¿Qué véis?

- Niños invocando al fuego.- contestó Quiómus.

- Y tu Crakium, ¿Qué ves?

- NIños muertos. Cantan para volver a la vida.

- Muy bien. Veo que miras la verdad.

Crakium sonrió de forma infantil. Quiómus se rió pero su Prexiom se dio la vuelta, y se quedó mirando a los dos.

- Es importante ver lo que realmente es y no lo que parece. En nuestras misiones debemos estar atentos para ver lo que realmente necesitamos para fulminar los puntos débiles de nuestras víctimas. Es la primera lección que debéis aprender para llegar a algo aquí. Debéis entender que si estáis aquí es porque en el Montaet han encontrado en vosotros virtudes que no se encuentran fácilmente. Quiómus, - hizo un ademán sugiriendo que se acercara- falleciste de forma brutal, y por eso estás aquí. Todavía no te has arrepentido de aquello y esperamos que nunca lo hagas. Confiamos mucho en tu potencial. Y por eso te hemos confiado la educación de Crakium. -  terminó señalando al pequeño con la mano izquierda.

- Yo agradezco toda la confianza que depositáis en mí. Espero poder estar al nivel suficiente para poder seguir ayudando y poder seguir evolucionando con su ayuda y su poder, Prexiom.

- Eso espero Quiómus. Eres mi Alumno, y por ello debo inculcarte todo lo que necesitas para seguir adelante y que dentro de un largo tiempo seas tu el que inculque las mismas enseñanzas a tus alumnos. Nuestras acciones nos condenan a un futuro mejor o peor dependiendo de las mismas. Si quieres evolucionar nos lo debes mostrar con tus acciones.

- Deseando cumplir las expectativas, Prexiom.

- En tu primera misión, actuaste bastante bien, pero te falta práctica. En poco tiempo espero que estés a la altura de los mejores Lakriom, pronto ascenderás de Aprendiz, te lo aseguro.

- ¿Cuándo me dan la próxima misión?

- Cuando desees.

- ¿A qué esperamos?

- A que comiences a andar, la muerte no espera, y es de muy mala educación hacer esperar a alguien.
Comparte en G+

Sobre Jesús V.

    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

1 Plumas:

  1. Jo,¡es que siempre me quedo con ganas de más! ¿Cuándo subirás más? Espero que pronto... Este me ha gustado especialmente, no sé porque xD

    ResponderEliminar

Utiliza la tinta para marcar este texto...