Voces Muertas, Requiest Cati In Pace, Parte I

Miriam se sentó en el sillón, esperando que su marido comenzara a hablar. Estaba completamente segura que todo acabaría aquella noche, pero no sabía ni como, ni el porqué de todo aquello.Respiró hondo, y tras ir soltando el aire lentamente, miró a su pequeña. Arabia estaba tirada en el suelo, con varias puntas de hueso que sobresalían por su delicada piel, pero en cambio su cara denotaba serenidad. No sentía dolor alguno. Clavó sus ojos en los de su hija, y notó que la rabia emergía por ellos. Tenían ansias de saber, y ella también, porque no, era su hermano y su muerte.


Jose, tras haber dicho aquella frase, se quedó de pie, al lado de Miriam y frente a su hija. Aquella frase lo había delatado, y ahora nada tenía vuelta atrás. Tenía que seguir adelante con todas las consecuencias, aunque aquello seguramente acabaría con su vida, pero su cuñado no iba a conformarse con medias tintas.Miró a su mujer y se fijó en que estaba algo relajada. Sabía que estaba desconcertada, y seguramente esperaba que comenzara a hablar, pensó su marido. Giró la cabeza y mirando al suelo se acordó de Sofía, su pequeña. Le entraban ganas de vaciar varias botellas de ron para saciar su tristeza. Sacudió la cabeza y alzando la mirada, se fijó en Arabia. Esperaba que no tuviera el mismo final que su pequeña Sofia, aunque tenía la esperanza que Roberto clavara su venganza en ellos, y dejara a su única hija vivir.

Roberto, harto de esperar a que su cuñado hablara, comenzó a jugar un poco con su hermana.

- Bueno señores, ¿comenzamos alguna vez esta confesión?

- Cuando quieras, hermanito.

- Creo que eso depende de mi asesino, y queridísimo cuñadito.

Jose no quiso responder ni entrar en el juego. Estaba valorando sus posibilidades para comenzar a hablar, en cambio Roberto, estaba ansioso de verdad, y quería saberlo todo, y cuanto antes mejor, y sabía realmente como agilizar el proceso.

- Bueno, cuñadito. Veo que tengo que sacaros la verdad a base de dolor...

Acto seguido, Arabia comenzó a gritar, pero nadie sabía que le estaba pasando. El dolor cada vez era más fuerte e intentó poner las manos en el suelo para intentar calmar el dolor, pero las uñas fueron pasando por el suelo de madera, clavándolas. El chirrido de sus uñas duraron unos segundos, hasta que varias uñas se rompieron completamente. La sangre comenzó a emerger lentamente por sus dedos. Segundos después Arabia cerró la boca, y tras tenerla cerrada unos instantes, la abrió fuertemente, desencajándose de su sitio. En ese momento Miriam comenzó a jadear en busca de aire, mientras Jose asistía a aquel espectáculo con los ojos cerrados, y sus manos tapando sus oídos para evitar escuchar los gritos de su pequeña, pero era imposible. El vello de los brazos se comenzó a erizar al no poder evitar escuchar el alarido de su pequeña, y casi sin querer bajó las manos para poder ver.

El miedo y el terror paralizó todo su cuerpo. Las lágrimas comenzaron a emerger de sus ojos, inundando las mejillas. Jose comenzó a jadear fuertemente, controlándose, pero entonces Roberto habló.

- ¿ No vas a terminar con el dolor de tu pequeña?

- ¡Déjala en paz!

- Yo sólo te pregunto una cosa..¿Acabas tú con el dolor de tu pequeña...o acabo yo?

- Acaba tú.

El cuerpo de Arabia se alzó levemente hasta estar levitando casi un metro del suelo, y la mantuvo ahí durante unos segundos. Jose se arrodilló delante de su pequeña, agachó la cabeza, y alzó los brazos. Miriam, en cambio suplicaba a su hermano que la dejara en el suelo, y no le hiciera nada. Roberto no hizo caso a su hermana, y con un crujido seco, el cuello de la pequeña Arabia se rompió totalmente. Tras esto, el cuerpo de la niña cayó al suelo como un peso muerto. Miriam corrió hacia el cuerpo de su hija, y la abrazó fuertemente, gritando de terror.

- ¡Jose, termina con esto de una puta vez!- comentó Miriam inundada en lágrimas, y con la voz rota.

- Descansa en paz, cariño.- comentó Jose, sin ninguna lágrima en los ojos.
Comparte en G+

Sobre Jesús V.

    Comenta con Blogger
    Comenta con Facebook

5 Plumas:

  1. El título ya aventura lo que iba a pasar no sé a qué espera el tío para decir qué pasó ya va siendo hora de saber la verdad.
    En espera del siguiente capítulo.

    ResponderEliminar
  2. Qué horror, qué sangre tan fría xd
    Estoy deseando leer el siguiente ya !

    ResponderEliminar
  3. Sinceramente, Jose me parece subnormal :S
    ¡Que ganas de saber toda la verdad! :D

    ResponderEliminar
  4. k able ya el maldito tio , k no se a k espera yaa ¬¬

    ResponderEliminar
  5. que interesante jejejeje voi a x la segunda parte ya que quiero saber la verdad de una vez :P

    ResponderEliminar

Utiliza la tinta para marcar este texto...