Voces Muertas, Ouija - Papel De Tinta Negra

Novedades

18 de mayo de 2011

Voces Muertas, Ouija

La tormenta rompió en miles de líneas azules ilumando la madrugada, mientras que el manto de agua caía con fuerza sobre la casa. Las tormentas resonaban con una fuerza brutal, haciendo retumbar en ocasiones los cristales de las ventanas, mientras en la puerta resonaban golpes fuertes contra la madera.

Miriam se acercó lentamente a la puerta, donde los golpes cesaron por unos segundos, tranquilizada en parte, se  acercó más aun. Los golpes retumbaron de nuevo en la puerta, y Miriam abrió la puerta con miedo a que había tras ella. al abrirla se tranquilizó al ver a su vecino Álvaro, un hombre de complexión fuerte, con el pelo medio largo y una barba prominente. Quedó horrorizado al ver la cara de Miriam envuelta en sangre a causa de la cera, paralizado unos segundos, preguntó:

- ¿Qué ha pasado, por Dios?- preguntó con la voz entrecortada.

- No hay tiempo de verdad, Álvaro, hay que ayudar a Jose- dijo medio llorando.

- Claro, ¿puedo hacer algo? La tormenta es muy fuerte.

- Hay que llevarlo al hospital, esta tarde fue a cazar, y un perro le atacó al cuello- dijo mintiendo descarademente.

- ¡Dios Santo!Claro que sí, le ayudaré a montarlo en la camioneta.-dijo asustado.

- Gracias Álvaro.

-Vamos a por él. ya me lo agradecerás-dijo con una media sonrisa.

Se acercaron a Jose que tenía varias toallas alrededor del cuello, algunas cubiertas de sangre, mientras permanecía en el suelo, gritando de dolor. Miriam le había dado varios calmantes pero nada hizo efecto. Álvaro se acercó para asiarlo por el brazo, y ella, lo aguantó cuando ya estuvo de pie. Lo llevaron a tientas por toda la casa hasta llegar a la puerta, donde lo bajaron medio en volandas y lo metieron en la camioneta blanca de Álvaro. Mientras él lo acomodaba en el asiento, Miriam le dijo que iba a por las niñas.

Arabia y Sofia estaban juntas, ésta última le estaba limpiando el cuello lleno de sangre con un paño mojado, mientras Arabia no sabía porque lo tenía así, ni que había pasado. Miriam sin mediar palabra las levantó a las dos y salieron corriendo hacia la camioneta, que ya estaba preparada para salir corriendo al hospital. El camino hacia el mismo era un barnizal debido a la fuerte tormenta que no paraba de caer, mientras los parabrisas se movian frenéticamente, mientras Álvaro conducía con avidez.

Llegaron al hospital quince minutos después, los celadores le ayudaron a bajar a Jose y llevarlo en una camilla hasta Urgencias, donde entró rápidamente. Cosieron el bocado con hilo para niños, para que no dejaran señal en el cuello. Minutos después, estaba ingresado, tenía puesto el suero por vía en el brazo izquierdo, mientras la sangre le era inyectada por el brazo derecho, AB -, la misma que tenía Arabia.

Una hora más tarde ya se encontraban juntos en la habitación del hospital, mientras Miriam llamaba a su padre, y a los padres de Jose para contarle la mentira que le había contado a Álvaro, menos a su padre, que tendría que saber la verdad.

Mario llegó media hora después y fue directo a ver a su hija, para ver como estaba. Miriam tenía varios apósitos en la cara debido a las marcas que la cera le había provocado en la cara. Haciendo caso omiso sobre sus preguntas, fue directa al grano.

-Papá, no se como decirte una cosa- dijo preocupada.

- Dime, cariño, sabes que puedes contarme lo que sea.

- Papá, Roberto nos ha hecho esto a los dos...-dijo con lágrimas.

-¿Roberto?, Él esta muerto cielo, no puede ser...- dijo contrariado, creía que a su hija le había afectado en demasía el shock.

- Sí papá, Roberto, me dijo que venía a ajustar cuentas, y llamó a Jose asesino por lo que pasó Papá...¡viene para vengarse!

- ¡Dios mio! Pero....¿como puede ser que haya vuelto?, ¿como puede decir que Jose es un asesino?...Nadie tiene culpa de lo que pasó...

- Pues créetelo Papá, fue Arabia quien le dió la dentellada a Jose, y lo de mi cara fue con una vela, derramó la cera, y me quemó- dijo llorando.

-Pues entonces habrá que preguntarle a él mismo porque hace esto, ¿no crees?

-Si papá, pero aparece sin llamarlo y no se como nos haría caso, sinceramente...

- Con una ouija, cariño, cuando se recupere Jose, haremos una ouija en tu casa.

Con el miedo en el cuerpo por la frase de su padre, Marta y Carlos, los padres de Jose, llamaron a la puerta abierta de la habitación.

14 comentarios:

  1. ¡Está genial!
    ¡Sigue así!
    Cualquier cosa te la comentamos.
    ¡Un saludo! :)

    ResponderEliminar
  2. aish una ouija!!! aver q pasaaa!!!! q intrigaaa jooo!!! siempre iguaaal, n lo más interesante t quedas juum, bueno, pero si subes pronto el siguiente t perdono!! jajajaa q m encantaa jesusitooo!!! =D bsiitos!!

    ResponderEliminar
  3. interesante historia!! me gustaria seguirla!! =)
    oye te importaria en pasarte por mi blog y dejarme tu opinion sobre mi ultima entrada???
    Gracias!!!!
    un abrazo! y sigue escribiendo =)

    ResponderEliminar
  4. Muy bien campeón, sigue así que tú y yo nos imaginamos tu futuro =)

    Increíble, como siempre =)

    ResponderEliminar
  5. Jajaja joe tus relaatos son los mejores k he leido en toda mi vida, Sigue asii :)

    ResponderEliminar
  6. Está muy bieen! Pero que cague, una ouija O_O

    ResponderEliminar
  7. Wowww!!!!!! Me encanta como describes, como te expresas como hace que me quede con ganas de leer mas......bufff bales mucho! Sigue así.

    ResponderEliminar
  8. Hefe!!!! ya estamos con las ouijas? espero poder leerla en papel...

    ResponderEliminar
  9. esta muy bien bebeee!!yy cuando hagan la ouija ya veras, me da a mi que ahi si que van a pasar cosas...jajaja. Te quieroooooo!!

    ResponderEliminar
  10. ESTA MUY BIEN O.O PERO QUE CAGUEEE
    SIGUE ASI!!

    ResponderEliminar
  11. DIOOOOOOOOOS
    quiero el próximo capítulo yaaa! D:
    Tengo intriga, mucha intriga.
    ;)

    ResponderEliminar
  12. joder como molaaaa!!!! Kiero mucho mas, por dioooos!!!! xD ya puedes escribi por lo k mas kieras, eh? xD muaks guapo!!! está genial, pero.. repites mucho la palabra mientras, y esas cosas jejeje muaks!!

    ResponderEliminar

Utiliza la tinta para marcar este texto...